Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 20
Visitas Totales: 31766
Desde: 24/09/2015

II.2.2.10. Las lecciones de los Magos.(Artículo publicado en el ABC el 6 de enero de 2011 por Jesús de las Heras)

“Más allá de tradiciones, leyendas y tópicos, ¿qué es lo que sabemos de los Magos? ¿Cuál es su lección e interpelación dos mil años después y siempre?

Que eran  sabios de Oriente y que miraban y observaban los cielos esperando y escrutando los signos de Dios. Y que vieron salir una estrella que brillaba con especial fulgor y resplandor. Y fueron siguiendo su rastro. Era la estrella que anunciaba el nacimiento del Rey de los Judíos. Se entrevistaron con Herodes como gesto de cortesía y éste quiso engañarlos. Continuaron su camino hasta que la estrella se posó encima de donde estaba el niño, a quien, cayendo de rodillas, adoraron y obsequiaron dándole de sus cofres –es decir, de ellos mismos- lo mejor que tenían. Y habiendo recibido en sueños un oráculo para que no volvieran a Herodes se marcharon a su tierra por otro camino.

Los Magos, así, están llenos de simbolismo y de interpelación sobre la verdad de la Navidad: la atenta observación y escucha de los signos de Dios y de los hombres; la búsqueda de la verdad y del saber ponerse en camino; la perseverancia hasta llegar a la meta; los sentimientos y actitudes de alegría, de adoración y de ofrenda ante Dios; y el regresar por otro lado, por otro camino -es decir transformados- después del encuentro con el Señor.

En los Magos y con los Magos se completa la gran Manifestación de Dios, que es luz para todos los hombres: los pastores en la Natividad y los magos en la Epifanía, los de cerca y los de lejos, los pobres e ignorantes y los poderosos y sabios. Para todos y por todos nace Dios.”

Hay mucho que comentar a propósito de este artículo. Sugerimos temas posibles. Un ratito para intercambiar ideas… que no se agotarán aunque pasemos horas… A modo de sugerencias, damos el cuadro siguiente.

… los sentimientos y actitudes de alegría, de adoración y de ofrenda ante Dios; y el regresar por otro lado, por otro camino -es decir transformados- después del encuentro con el Señor..¿Cuál es la última “transformación a mejor” que he realizado… aunque sea pequeñita, pequeñita? La sociedad actual es mayoritariamente anticristiana, agnóstica o atea, le importa un rábano “las cosas de Dios”… ¿cuándo fue la última vez que, al menos, me pareció que me estaba encontrando con Dios… en algún acontecimiento, en amigos, en sucesos… ? ¿Estoy “haciendo mi vida” o soy uno o una más que se dejan llevar por la corriente y todo eso de los curas, de Dios, de la religión, del ayudar… son bobadas que no valen para nada? (Un ejemplo muy cortito: Estaba dando una clase de apoyo a varios niños. Uno de ellos sacó el libro de religión y le pregunté si tenía alguna tarea. Me dijo que no… que “la religión no valía para nada” . Curioso: se trata de un niño inmigrante, familia muy rota, gratis total en el colegio, incluido el comedor, clases de apoyo dadas con total desinterés por alumnos mayores, antiguos profesores, etc… Pero “la religión no vale para nada”. ¡Qué bien! Lo peor es que, siendo muy pequeño, habló por boca de sus mayores.) La fiesta de Los Reyes Magos se ha convertido en un atracón de regalos. No esta mal. Pero para cristianos puede y tiene que estar mucho mejor. Repasemos, lo que dice el autor de este artículo y pensemos:Atenta observación y escucha de los signos de Dios y de los hombres… ¿Hay algo o alguien en mi vida que me ayude a ver la luz de Dios… o el egoísmo consumista, infantilón, irracional… me tapa los ojos para ver algo, un poquito nada más, más alla del entorno de mi propio ombligo?… la búsqueda de la verdad y del saber ponerse en camino… A ver, sin tapujos, en serio, como una persona mayor madura… ¿Cuál es la verdad de mi persona: crezco, paso horas en la inopia de mis sueños, hablo constantemente… pero la verdad de mis ideas, mis amistades, mis obligaciones, etc. se van constantemente por las alcantarillas de mi falta de sentido común?… la perseverancia hasta llegar a la meta… ¿Cuáles son mis metas más inmediatas? ¿Son dignas de un hijo o hija de Dios?