Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 20
Visitas Totales: 31766
Desde: 24/09/2015

VI.4.3.03. Gerald Daly: Era ateo pero sintió la presencia de Cristo.

Noticia muy recortada acerca de una persona totalmente de nuestro tiempo, Gerald Daly. La María Magdalena del evangelio debió de verse en una situación similar.

Gerald Daly, un marxista, ateo, que sintió la presencia de Cristo. (Actualizado 21 04 2011).

“Nací en los años 50, en el East End de Londres, en una típica familia irlandesa… “Cuando tenía 17 años, mi novia Helen se quedó embarazada… tuve que ponerme a trabajar… Acabamos casándonos cuando yo tenía 19.

“Me involucré en el IMG (Grupo Marxista Internacional)“... Era el sueño vago de un futuro socialista… Caída del muro de Berlín… Pasamos de la certidumbre absoluta sobre el desarrollo histórico de la sociedad a un estado de confusión”.

“Mis tres hijos iban creciendo. Kerry, mi hija mayor, empezó a salir con Andrew, que era católico practicante, incluso empezó a ir a Misa con él… Creo que sólo su presencia física provocó un desencadenante emocional que me devolvía a mi pasado católico”.

Viajaron todos juntos de vacaciones a Grecia. “Mientras cenábamos… Andrew y yo empezamos una discusión sobre la fe religiosa… Quise lucirme. Él era un joven con una fe bastante sencilla, y yo, con mi formación filosófica y mi experiencia de la vida, no tuve ningún reparo en humillarle a él y sus creencias”.

Dos días después, aún en Grecia: “Salí por mi cuenta para subir a un monte… donde había una capilla dedicada a la Virgen… me detuve un rato, mientras me miraba una monjita. Después volví a la playa y empecé a leer un libro sobre la historia de los Balcanes… relataba la matanza de 30.000 cristianos... Empecé a sentirme muy extraño, y sentí cómo a través de mí pasaba un sentimiento abrumador de inutilidad. Me dio bastante miedo. Eché la vista atrás hacia mi vida pasada, y el poco sentido que había tenido. Y todo ello ¿para qué?, me pregunté”.

“… sentí la presencia de Cristo. Era extraño, pero al instante supe quien estaba a mi lado dejándose conocer. No vi nada, pero el Espíritu Santo se estaba comunicando conmigo a través de un sentido interior que no podía entender. Todo giraba en torno al amor, y sin palabras, se me presentaba el amor como aquello que mantenía unido el universo, y ahí yacía el sentido de la vida. También sabía que la fuente de este amor era Cristo… estaba en un profundo estado de shock”.

“… Era la mañana del día de Navidad… sentí la convicción de que debía ir a Misa.”

“… El sacerdote leía el Evangelio. Yo no podía oír nada, sólo oía el fluir del agua, que brotaba de él y fluía a través de mí. Rompí a llorar desconsoladamente, porque entendí que ahí es donde yo pertenecía. Supe que había vuelto a casa…”.

Ser cristiano y político es complicado (1)… Encontró una oferta de trabajo… “Era un gran recorte de salario… Ahora la vida se ha convertido en una increíble aventura para mí”.

(1) Quizá no tanto. Quienes tengan esta inquietud, ser políticos cristianos, pueden ponerse en contacto con “Propagandistas católicos”, por ejemplo .