Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 37
Visitas Totales: 51918
Desde: 24/09/2015

III.4.6.05. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia. Un vídeo.

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.

Tenemos conciencia de que no podemos ser totalmente felices, al menos de una manera definitiva. Los momentos de dicha, incluso los más intensos, están amenazados por su carácter transitorio.

Muchas personas creen que “solitos” los seres humanos seremos capaces de alcanzar un mundo feliz. Esta idea es fundamental en el Marxismo. A los creyentes cristianos nos parece insuficiente dicho principio. Afirmamos que el espíritu humano está abierto al infinito de Dios. Con esfuerzo vamos consiguiendo parcelas de Verdad y de Bondad. Dominamos cada vez mejor la naturaleza. Damos pasitos adelante en el reconocimiento de los derechos humanos… Aunque a veces damos pasos de gigante ¡hacia atrás! Actualmentre se debate la posibilidad de lograr una especie de ética global, válida para todo el mundo…

La Humanidad tiene que decidir si quiere seguir viviendo o autodestruirse. Mantenemos fundadas esperanzas de que la vida triunfe sobre la muerte. ¿Contribuimos de alguna manera a ese triunfo? ¿Sabemos qué es Cáritas, Manos Unidas, Derecho a vivir, Hazte oír, todos los “sin fronteras”, etc.?

Las Bienaventuranzas se nos presentan como el CAMINO de Cristo y de los cristianos hacia la felicidad. El CAMINO DE JESÚS lleva a la VIDA, no sólo prometida sino ya realizada en Él mismo, resucitado. Dios hace justicia a una víctima. La buena noticia de la Resurrección es el anuncio de una vida más allá de la muerte y la esperanza de las víctimas: que habrá justicia… aunque no sepamos cómo.

Una pregunta filosófica: ¿Es posible tener hambre y sed de justicia teniendo de todo?

Un dato y otra pregunta para incordiar y sólo como ejemplo: Diócesis católica de Tuy-Vigo: 500.000 almas. “Socios (que aportan una cuota) de Cáritas diocesana”: 250. Es decir, el 0,0005 %. 5 personas de cada 10.000… No está mal; ¡está peor! ¿En qué tanto por ciento te sitúas en tu diócesis: entre los 5 de cada 10.000 o “entre” los 0 de cada 9.995?

Vídeo: “Hambre y sed de justicia” hasta dar la vida. Popielusko.