Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 68
Visitas Totales: 47637
Desde: 24/09/2015

III.4.5.01. Ser cristiano: Antropología cristiana.2

¿Hay algo específico en la Antropología Cristiana?

Primero: Jesús, como moralista al estilo de Buda, Confucio, etc. o el mismo San Juan Bautista, se diferencia de todos por haber puesto en positivo la “regla de oro”: En vez de no hagas a los demás…”, Jesús dice: “Amarás a los demás como a ti mismo”… y para no divagar, contó la parábola del buen samaritano… que la entiende cualquiera.

Segundo: Jesús retomó la norma moral fundamental de su pueblo: “Amar a Dios sobre todas las cosas”. Sin Dios no hay antropología religiosa alguna, aunque se diga abarcar el nivel más alto de la especie humana, el espiritual.

Tercero: Lo más importante de la Antropología de Jesús: que Dios “se mete” en la especie humana y sin Él no tiene ninguna explicación dicha especie. No es sólo que Dios deba ser amado sobre todo. Es que Dios nos ama de tal forma a los seres humanos que, en Jesús, se hizo uno más de nosotrosJesús no filosofó; “vivió” como ser humano “nuevo”. “Nuevo” porque el tipo de ser humano que Jesús muestra no puede ser fruto sólo de la evolución de las especies, tiene que ser una nueva creación de Dios. La Humanidad está preñada de Dios, el Abbá o Papá que nos quiere a todos muy por encima incluso de nuestras maldades. Nos espera a todos.

Con Antropología “natural” llegamos a descubrir que lo más esencial de los individuos de la especie humana es su capacidad de “elegir destino”. Jesús nos muestra que “ese destino” es el mismísimo Dios. O bien, ese destino es el mismo Jesús pues sin dejar de ser Dios realizó una vida y una muerte humanas, se solidarizó con todas las desgracias sufridas por los hombres, y resucitó a una vida humana enteramente nueva, espiritual, definitiva, plena, feliz.

¿Se entiende ahora un poquito mejor lo de que Jesús es Camino, Verdad y Vida? ¿O lo de San Pablo: “…Vivo yo…es Cristo quien vive en mí”? ¿O la entereza con que aquel señor que había perdido a un hijo en el atentado del 11 M sobrellevaba su tragedia… “porque había comulgado esa mañana”? Ser seres humanos, sí; pero de “otra” forma.

En este tema de la antropología cristiana, demasiada ignorancia… Demasiadas ideas vacías cuando no falsas…

¡Señor, haz que “veamos”!

Padre nuestro, que estás en el cielo;
Santificado sea tu Nombre.
Venga a nosotros tu reino.
Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día.
Perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en la tentación.
Y líbranos del mal. Amén

Dios te salve, María, llena eres de Gracia,
el Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros, pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.