Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 75
Visitas Totales: 38085
Desde: 24/09/2015

III.4.3.00. Los milagros de Jesús ¿qué son los milagros?

En los evangelios se narran varios milagros que hizo Jesús. Es posible que algunas narraciones estén preparadas por las primeras comunidades cristianas para explicar mejor su enseñanza. De ahí, a decir que todos los milagros de Jesús fueron “inventados” por los primeros cristianos hay un abismo. Jesús hizo milagros; fue “taumaturgo”.

La pregunta del título parece clara. La respuesta sería muy variada: desde los que dicen que no existen hasta los que ven milagros por todas partes.

Un ejemplo, curación milagrosa en Lourdes. ¿Quién hizo el milagro? ¿La Virgen? ¿Dios? ¿Se debió a la fe de la persona curada? Etc. Los médicos no entran en ese tema. Se limitan a asegurar que la curación de la persona enferma no tiene ninguna explicación conocida por la Ciencia en el momento actual. ¿Qué dice la persona curada? ¿Qué creen o piensan los que han presenciado su curación?

Otro ejemplo que leí hace “miles de años”: Un tren de viajeros iba a toda máquina. Era de noche. Pasaba por una brecha estrecha, profunda, de paredes rocosas. El maquinista frenó el tren con la rapidez que pudo. Caídas de personas, equipajes, etc. Alarma general. Allí no había estación ninguna. El maquinista explicó que detuvo el tren porque “sobre las paredes de roca se proyectaban sombras que se movían de un lado a otro como si fuesen fantasmas”. Los ferroviarios encontraron la causa: en el potente foco frontal de la máquina se había metido una mariposa, causante de las sombras extrañas sobre las paredes rocosas. ¿Acabó así la historia? No. Exploraron el ferrocarril hacia adelante. Tras la brecha rocosa el tren debía pasar un puente muy elevado. Descubrieron asombrados que el puente se había caído… De no haber sido por la mariposa, todos hubiesen muerto.

¿Casualidad? ¿Providencia de Dios? Si fue un milagro ¿por qué no hace Dios otros milagros en circunstancias similares? ¿Tenían algún “enchufe” esos viajeros? Para los “científicos”, la cuestión es sencilla : Ha sido pura casualidad; no hubo milagro alguno. Pero los “creyentes” lo verán de otra forma: Casualidad, sí; seguro. Pero también Providencia. Estamos en manos de Dios. No había llegado nuestra hora… aunque hay que reconocer que también estamos en manos de los hombres (el maquinista en este caso).

Ante un milagro, por patente que sea, las personas adoptan posturas muy diferentes ¿por qué será así si los hechos son los hechos y todos hemos visto lo mismo? Hagamos la oración humilde del ciego que pedía a Jesús que lo curase. Ante la pregunta de Jesús acerca de si tenía fe, aquel hombre respondió: “Sí, Señor; creo. ¡Pero aumenta tú mi fe!”. Queda planteada la pregunta.

Padre nuestro, que estás en el cielo;
Santificado sea tu Nombre.
Venga a nosotros tu reino.
Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.
Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en la tentación.
Y líbranos del mal.

Amén

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
Ruega por nosotros, pecadores,
Ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.