Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 115
Visitas Totales: 31563
Desde: 24/09/2015

III.4.2.09. Amar al prójimo no es fácil…

Si preguntamos a las personas qué es el amor, seguramente muchas contestarían que “es un sentimiento que…”. En efecto: el amor tiene un componente de sentimiento insoslayable. Pero es, además y sobre todo, un acto de voluntad libre. Son dos caras de la misma moneda. “Son como uña y carne”: La separación es dolorosísima. (Lo malo es que con cierta frecuencia “la carne es de una persona y la uña es de otra… ¡y araña!”.)

Muchas personas piensan que el amor sólo es el sentimiento tan placentero que nos invade cuando nos enamoramos de otra persona. Cierto. Pero si no hubiese más que sentimiento, el amor desaparecería o cambiaría en muy poco tiempo, con la misma frecuencia que van cambiando los demás sentimientos de alegría, enfado, aversión, etc.

Pregunté a un grupo de alumnos ya mayorcillos qué era el amor y uno de ellos me dijo que era “ese gustirrilín que se siente…”. Sí; pero no es suficiente. Cuando un hombre y una mujer se casan y se juran amor para siempre lo hacen con total sinceridad. ¿Por qué se rompen tantos matrimonios? Pues porque además de la atracción sentimental es necesario el acto voluntario de seguir queriendo a esa otra persona cuando la atracción sentimental cesa. La atracción sexual también cambia y hasta cesa. No puede ser el único fundamento de un matrimonio. La convivencia necesita ser cultivada positivamente; no es fácil. Se necesita fuerza de voluntad y libertad interna. Si sólo amásemos por la atraccción sexual, no habríamos pasado del estado animal. Si el amor sólo fuese eso, la especie humana ya habría desaparecido. El egoísmo habría vencido a ese amor.

” Si amar fuera fácil…” seríamos “otra especie”. Razón: la raiz de nuestros males está en el egoísmo. Y derrotar el egoísmo una y otra vez es difícil. Jesús nos propuso amar incluso a los enemigos… ¡esto sí que ya es voluntad pura y dura! Este amor “humano”… sólo es posible porque es reflejo del amor divino.

¿Cómo “cultivar” el amor día a día? Parece que esta cuestión la dejamos aquí de lado. Pero es fundamental. Encontraréis multitud de respuestas en los medios: libros, revistas, cine, etc.