Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 115
Visitas Totales: 31563
Desde: 24/09/2015

III.4.2.07. ¿Qué es amar? “El gustirrilín”

 

Pregunté esto en 1º de Bachillerato. Dejé pensar. Por fin un alumno levantó la mano y allá fue con su definición: “Amar a otra persona es ese gustirrilín que se siente cuando estás junto a ella”… Definición bastante ajustada a lo que piensan muchos jóvenes… La palabra “gustirrilín” se empleaba entonces mucho porque la decían en un anuncio.

Veamos: “amar” es un acto de voluntad libre y consciente. En griego, “ágape”; para “el gustirrilín” empleaban la palabra “eros”.

En español, “amar”, incluye voluntad, libertad ¡y sentimiento! o atracción por otra persona. Lo del gustirrilín se refiere exclusivamente al sentimiento. Y esta es la madre del cordero de la dificultad de “amar”: que exclusivizamos siempre mentalmente el sentimiento. Pero el sentimiento se desgasta, se agota, desaparece, es removido por otros sentimientos y sin embargo seguimos amando.

Ejemplo típico e inmediato, el matrimonio. Lo más común es que cuando un hombre y una mujer se casan de hecho, sea con boda o sin ella, están profundamente enamorados y decididos a vivir siempre juntos… ¿Por qué entonces tantos matrimonios rotos? Pues porque el sentimiento se agota. Si, además, la voluntad no se ejercita, si nos dejamos llevar por el último capricho o aire que nos da, si no estamos atentos (¡voluntad!) a todos esos miles de detalles de la convivencia, si aparecen incluso las traiciones, etc. la convivencia se hace imposible.

“Pero entonces ¿tendré que sacrificarme toda la vida para vivir con una persona, incluso si ya no la quiero? “Perfectamente posible, y casi seguro, para quien siga entendiendo el amor como sólo el gustirrilín... Puede que no sientas ya tan intensamente el gustirrilín, pero sí que ames a esa persona. Tanto los sentimientos como la voluntad se educan, se fortalecen. Si no lo hacemos, nos condenamos a una vida infantil permanente. Este es el fondo de muchas, no todas, roturas: que en realidad aunque el DNI de cada uno diga que tiene 25, 30 o más años, afectiva y personalmente son un par de adolescentes metidos a realizar juntos algo tan decisivo como es una familia.

“Pero entonces, es mejor no casarse…”. Claro; mirado sólo desde los sentimientos más infantiles… pues sí. Pero mirado desde la realización de las personas, desde la madurez, desde la autorrealización, desde el caminar hacia la felicidad honda, permanente, no superficial… pues no. Si lo dicho no te convence, observa a las personaas mayores. Podrás clasificarlas en “felices e insatisfechas”: Unas han realizado una vida y otras, no. Quizá lo intentaron, quizá la mala suerte, quizá sólo en aspectos nimios, quizá se les fue sin darse cuenta… Son muchísimos los “quizás”. El tema requeriría horas…

Señor Jesús; María, nuestra Buena Madre: enseñadnos a querer, a amar de verdad.

Padre nuestro, que estás en el cielo;
Santificado sea tu Nombre.
Venga a nosotros tu reino.
Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.
Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en la tentación.
Y líbranos del mal.

Amén

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
Ruega por nosotros, pecadores,
Ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.