Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 114
Visitas Totales: 31562
Desde: 24/09/2015

III.4.1.01. Parábolas. Responsabilidad y Amistad, por ejemplo

No es fácil “componer” una parábola. Pero hay “ejemplos” que son parábolas.

La anécdota ocurrió en Andalucía hacia los años 20 del siglo pasado. Por entonces no había costumbre ni medios para cambiar de ropa todos los días como hacemos ahora. Un grupo de niños de catequesis, 8 o 10 años, rodeaban al cura. El cura les preguntó: “A ver ¿qué es la responsabilidad?” Se miraron unos a otros; la pregunta era muy superior a sus “fuerzas mentales”. Pero uno de los rapacitos, vestido tan sólo con una camisilla y un pantalón corto que sujetaba con un solo tirante, puso su dedo sobre el único botón que unía tirante y pantalón y dijo: “Responsabilidad es este botón“. Exactitud total, nada de definiciones y discursos filosóficos… Todos entendieron perfectamente: la responsabilidad del botón era sostener el pantalón. Si el botón fallase, se le caería el pantalón.

Si Jesús decía que el Reino de Dios era “como … un poquito de levadura que echada en una cantidad de harina mucho mayor, fermenta y esponja toda la masa de pan”… todos los oyentes, gente sencilla que conocía perfectamente la manera de hacer el pan porque lo hacían en sus casas, entendían que para implantar el Reino de Dios entre los hombres bastaba que un grupito de personas del mismo pueblo comenzasen a practicar el perdón, la ayuda, etc. para que el Reino fuese creciendo hasta convencer a todos que esa manera de comportarse era la que el Padre Dios quería y la que les transformaría a ellos y al mundo entero.

La segunda “parábola” trata de la amistad. En una gran batalla, un grupo de soldados se encontró rodeado por el enemigo. Parte de ellos logró alcanzar una zona desde la que podían defenderse mejor y esperar ayuda. Uno de los hombres se dio cuenta de que su amigo se había quedado atrás, herido. El soldado pidió permiso a su capitán para ir a buscar a su amigo. El capitán se lo negó; era casi seguro que morirían los dos. Pero el soldado no hizo caso; fue en busca de su amigo; los gritos de su capitán se perdieron en el ruido de la batalla. Poco tiempo después regresaba con su amigo, ya muerto, a la espalda y él gravísimamente herido. El capitán le gritó aun más: había perdido la vida inútilmente. El soldado, ya moribundo, le dijo al capitán: “Es cierto, señor. Pero llegué a ver vivo a mi amigo y ¿sabe qué me dijo antes de morir? ¡Sabía que vendrías!”. Y él también murió. (Guerra del Vietnam. Ejército americano.)

¿Qué os parece? ¿Seréis capaces de narrar una parábola similar a las de Jesús para explicar lo que es la bondad, el servicio, el amor a los padres, el agradecimiento, la verdad, etc. y todo eso “dentro” del Reino de Dios? ¡A intentarlo