Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 114
Visitas Totales: 31562
Desde: 24/09/2015

III.4.0.00. Lo “nuclear” del mensaje de Jesús. (JMJ 2011)

Agosto de 2011. Cerca de dos millones de jóvenes se reunen en Madrid: Jornada Mundial de la Juventud, JMJ . Jóvenes católicos del mundo entero celebran, rezan, se divierten, comparten, escuchan… el mensaje de Jesús. J. R. Flecha, teólogo de Salamanca, resume:

LA ÚLTIMA LECCIÓN DE LA JMJ

El Papa fue directamente a lo esencial. En los actos finales de la Jornada Mundial de la Juventud, el centro del mensaje fue la fe en Jesucristo, mensajero y signo del amor de Dios.

En este momento en que se ensalza al hombre y sus progresos, pero se trivializa la dignidad de la persona, el Papa recordó que en el origen de nuestra existencia… está el  amor de Dios. Ésta es la gran verdad de la vida humana, que da sentido a todo lo demás.

Con relación a la fe, el Papa definió unos límites que podrían resumirse así:

1. La fe no es la simple aceptación de unas verdades abstractas, sino una relación íntima con Cristo, que nos lleva… a vivir como personas que se saben queridas por Dios.

2. La fe no se opone a los ideales más altos del ser humano…

3. La fe no es fruto del esfuerzo humano… es un don de Dios. Por eso la oración.

4. La fe… supone una relación personal con Él, es decir, la adhesión de toda la persona a la manifestación que Dios hace de sí mismo. Por eso creer en Cristo y seguirle están estrechamente relacionados.

5. … El Señor nos ha otorgado vivir en este preciso momento de la historia, para que gracias a nuestra fe, siga resonando su Nombre en toda la tierra.

6. … Quien cae en la tentación de vivir la fe según la mentalidad individualista, tal vez no encontrará nunca a Jesucristo, o acabará siguiendo una imagen falsa de Él.

7. La fe… nos impulsa a comunicar a los demás la alegría de nuestra fe. El mundo necesita el testimonio de nuestra fe, porque necesita ciertamente a Dios.

El Papa sugirió a los jóvenes una oración: “Jesús, yo sé que Tú eres el Hijo de Dios que has dado tu vida por mí. Quiero seguirte con fidelidad y dejarme guiar por tu palabra. Tú me conoces y me amas. Yo me fío de ti y pongo mi vida entera en tus manos. Quiero que seas la fuerza que me sostenga, la alegría que nunca me abandone”(Diario de León, 3/09/2011)

Mientras vemos el siguiente vídeo, pensemos: La semilla de la Palabra  de Jesús nos llega de muchas maneras ¿Cómo y dónde cae esa semilla en mi alma?