Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 115
Visitas Totales: 31563
Desde: 24/09/2015

III.3.4.0. La tentación de la gloria. La soberbia.

En la narración bíblica de la creación del Hombre hay un detalle que asombra: leyendas antiquísimas y que ya vieron la verdadera tentación hacia el mal del ser humano.

Respecto de las tentaciones del poseer, del gozar, etc. cuenta que dijo Dios a Adán y Eva: “Creced, multiplicaos, llenad y dominad la tierra…” (Atención: no dijo “repartid la tierra y el que primero la coja, para él”…). Les permitió todo menos comer de la fruta del árbol del bien y del mal. Los límites que han de tener las acciones de los hombres quedan bien delimitados: el bien y el mal, su conciencia.

Pero llegó el maligno, la serpiente, y le propone a Eva una cuestión aparentemente simple: ” ¿Sabes por qué os ha permitido de todo menos comer fruta del árbol del bien y del mal?… Porque si lográis comer de ese fruta seréis como Él, seréis como dioses. La tentación no es ni el placer, ni las posesiones, ni el poder, ni siquiera la eternidad temporal… ¡Es la soberbia! ¡Seréis como dioses!

¿Cuáles son las características de una persona soberbia? Basta la discurridera de cada uno. A continuación damos un vídeo en que el genial Charles Chaplin ridiculiza magistralmente la soberbia de un personaje histórico, Hitler, que por su soberbia absurda trajo a la Humanidad un sinfín de sufrimiento.