Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 59
Visitas Totales: 32014
Desde: 24/09/2015

III.2.1.2. Súplica a María… Madre de los que buscan a Dios. Canción.

La inmensa mayoría de nosotros hemos recibido el bautismo ¿tenemos idea de lo que significa? Al hablar del bautismo de Juan el Bautista que recibió Jesús decíamos que era un bautismo penitencial, una exhortación a arrepentirse de los pecados. Jesús, “idéntico a nosotros excepto en el pecado” también recibió el bautismo de Juan por solidaridad con nosotros. Pero Él no lo necesitaba. Al contrario, mandó a sus discípulos bautizar “en el fuego y en el Espíritu” como signo de recibir el germen del Reino de Dios.

¿Cómo se desarolla en nosotros ese germen de bondad, misericordia, ayuda, bondad, esfuerzo, don… “germen del ser cristianos”? ¿Nos hemos enamorado alguna vez? Y cuando estamos enamorados ¿nos tomamos a broma ese amor? ¿No lo hacemos caso quizá porque nació en nosotros “sin pedirnos permiso”? ¿Es que quizá nos aburre la persona que un día quisimos con locura? ¿O quizá forma parte inseparable de nuestra vida? ¿Sómos sólo sentimientos o tenemos y ejercitamos la voluntad?

La canción siguiente es una humilde oración a María, nuestra Buena Madre. Escuchemos, cantemos y recemos. “En tu silencio interior escuchaste su palabra” y con el corazón abierto viviste tu condición de “Primerísima Cristiana”..

   MADRE DE LOS HIJOS POBRES

Virgen sencilla y humilde que viviste en Nazaret, Madre;
casa de los hijos pobres que abren sus brazos a ti, Madre.
Dios te ensalzó y te hizo grande en tu misma pequeñez,
haznos niños a nosotros para dejarnos en Él, Madre, Madre.

TÚ NOS MIRAS DESDE EL CIELO, NOS HABLAS AL CORAZÓN,
CON UN ABRAZO DE MADRE NOS ENVUELVES EN TU AMOR.
TÚ NOS MIRAS DESDE EL CIELO, NOS HABLAS AL CORAZÓN,
CON UN ABRAZO DE MADRE NOS ENVUELVES EN TU AMOR.
LA, LA, LA…
Madre de los hijos pobres, de los que buscan a Dios, Madre.
Danos tu fe y confianza, danos tu entrega y tu amor, Madre.
En tu silencio interior escuchaste su palabra,
con el corazón abierto sólo viviste por Él, Madre, Madre.