Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 88
Visitas Totales: 34103
Desde: 24/09/2015

III.1.1.1. Profeta de Dios: bautizo como purificación.

Muchos pueblos han atribuido al agua un significado simbólico de carácter sagrado, pues el agua lava, purifica, refresca y da vida… Los judíos del siglo I “palpaban” la conciencia de vivir alejados de Dios, la necesidad de conversión y la esperanza de salvarse en el “día final”. El monasterio de Qumrán estaba cerca; los monjes practicaban a lo largo del día baños y ritos de purificación…

El bautismo de Juan y su dignificado eran originales. Juan quiere purificar al pueblo de la impureza radical causada por la maldad… y en estos casos, la tradición judía exige emplear “agua viva”, agua que fluye y corre. No vale la de estanques.

Su bautismo apunta a una purificación total. Se realiza una sola vez, no como los monjes del monasterio próximo. Algo aun más original: no existía entre los judíos la costumbre de bautizar a otros. Juan es el primero en atribuirse esta autoridad. Por eso empezaron a llamarle el “bautizador”, “sumergidor”, el Bautista. Los bautizados por Juan acogen una llamada a incorporarse a la renovación de Israel. El bautismo de Juan se convierte así en signo y compromiso de una conversión radical a Dios. Incluye también el perdón de Dios. Este perdón concedido por Dios en la última hora a aquel pueblo perdido es probablemente lo que más conmueve a muchos. Para los sacerdotes del Templo de Jerusalén, la pretensión de Juan es inaudita: ¡Dios ofrece su perdón al pueblo, pero lejos del Templo…!

Los bautizados volvían a sus casas para vivir de manera nueva, como miembros de un pueblo renovado, preparado para acoger la llegada ya inminente de Dios.

¿Conocemos todos los cristianos qué semejanzas y qué diferencias hay entre el bautismo cristiano y el bautismo de San Juan? ¿Sabes de alguna persona no bautizada entre tus conocidos? … ¿y qué diferencia de conducta hay entre tu condición de bautizado y el de esa o esas personas? ¿Ninguna? “¡No! ¡Pero es que yo no creo en nada de eso! ¡Me bautizaron sin mi permiso!…”. Normal. Muchos ateos observan conductas muy honorables. Y si no es así, y aunque estén de caca hasta las orejas, tampoco sentirán necesidad de purificarse de nada. ¿O existe el arrepentimiento civil aunque no se descubra “el pecado civil”?

Padre nuestro, que estás en el cielo;
Santificado sea tu Nombre.
Venga a nosotros tu reino.
Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.
Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en la tentación.
Y líbranos del mal.

Amén

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
Ruega por nosotros, pecadores,
Ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.