Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 112
Visitas Totales: 31658
Desde: 24/09/2015

II.3.0.11. Crecer en sabiduría.

Jesús crecía en edad, sabiduría y gracia ante Dios y ante los hombres. ¿Qué es eso de crecer en sabiduría?

Cualquiera diría que es “saber cada vez más cosas”… Y pensamos en el colegio, en la universidad. Sí; pero es mucho más. En la aldea de Jesús no había escuela. En aquella época casi nadie sabía leer y escribir.

Conozco un niño de seis años que habla con toda naturalidad del sistema solar, de la composición material de los planetas, etc. Increíble. Pues hay cosas mucho más increíbles. Por ejemplo, que haya pueblos que se hacen guerras de exterminio entre ellos… O que haya riquezas insultantes e inútiles frente a hambrunas terroríficas.

“Sabemos” muchas cosas pero “nos falta Sabiduría”. Hemos inventado cosas tan “útiles” como las bombas… Hacemos guerras muy “eficaces”. Los antiguos, ¡pobrecillos!, tenían que acercarse unos a otros para matarse… Ahora disponemos hasta de bombarderos sin piloto: salen a distancias enormes, llegan, disparan sus bombas “inteligentes”… y se vuelven a su base.

¿Qué necesitaríamos “saber” con más urgencia los seres humanos del siglo XXI: matarnos unos a otros con más eficacia o ayudarnos hasta resolver los problemas más elementales de convivencia de esta “aldea”?

Sabiduría es mucho más que el conocimiento. Es “saborear” (“saber” y “saborear” tienen la misma raiz etimológica) la vida, con su grandeza y sus miserias, ser capaces de vivir intensamente haciendo el bien a nuestro alrededor, vivir queriendo y sintiéndonos queridos por los que nos rodean, vivir haciendo paz en torno a nosotros y extendiendo esa paz por toda la “aldea”. La mayor necedad es encerrarse en sí mismo, desconfiar de los demás, envidiar sus cosas, etc.

Es decir: necesitamos comportarnos con la verdadera Sabiduría de Jesús que nos da el Espíritu Santo de Dios. No es fácil: pero es “sabio”.

Jesús creció en sabiduría: Comprendió desde niño que Dios debía de ser bastante diferente de como sus paisanos pensababan a “su” Dios, que todos tenían mucho que aprender en cuestión de saber vivir ¡y morir! con luz y esperanza. Por enseñar esta Sabiduría, nos dejó una lección increíblemente práctica: que merece la pena hasta morir por enseñar a amar a Dios, el Buen Padre de todos. ¡Gracias por todo, Señor!”

José Antonio Marina, filósofo, habla en una asamblea de ONGs. “El gran invento de la inteligencia humana es la bondad”.

NOTA: El vídeo completo dura casi 10 minutos. Interesantísimo. Téngase en cuenta que J. A. Marina no habla desde un punto de vista cristiano, sino sólamente humano. Con lo cual, confirma “humanamente” lo que Jesús enseñó “religiosamente”… Jesús añadió motivación y esperanza y ejemplo y fuerza y… ¡”otra Sabiduría”!