Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 20
Visitas Totales: 31766
Desde: 24/09/2015

II.3.0.10. Unas notas sobre la juventud de Jesús… Igual a nosotros, excepto…

A fuerza de confesar la divinidad de Jesús, que es fundamental a nuestra fe, olvidamos con frecuencia que Jesús crecía en edad, sabiduría y gracia ante Dios y los hombres. Pues bien, para imaginarnos un poco mejor cómo debió de ser la infancia y juventud de Jesús damos a continuación unos párrafos de Pagola sobre este tema:

“Ciertamente no asistió a ninguna escuela de escribas ni fue discípulo de ningún maestro de la ley. Fue sencillamente un vecino sabio e inteligente que escuchaba con atención y guardaba en su memoria las palabras sagradas, oraciones y salmos que más quería. Cuando un día Jesús enseñe su mensaje a la gente, no citará ningún rabino, apenas sugerirá literalmente ningún texto sagrado de las Escrituras. Él habla de lo que rebosa de su corazón. La gente se quedaba admirada. Nunca habían oído hablar con tanta fuerza a ningún maestro.

En el mismo Nazaret no había suficiente trabajo para un artesano. Por una parte, el mobiliario de aquellas humildes casas era muy modesto: recipientes de cerámica y de piedra, cestos, esteras; lo imprescindible para la vida cotidiana. Por otra parte, las familias más pobres se construían sus propias viviendas, y los campesinos fabricaban y reparaban durante el invierno sus instrumentos de labranza. Para encontrar trabajo tanto José como su hijo tenían que salir de Nazaret y recorrer los poblados cercanos. ¿Llegó Jesús a trabajar en Séforis? Cuando empezó a ganarse la vida como artesano, Séforis era capital de Galilea y estaba a sólo cinco kilómetros de Nazaret… Estaba ahora en plena reconstrucción… Probablemente fueron bastantes los jóvenes de las aldeas vecinas que encontraron allí trabajo. Es posible que también él trabajara alguna temporada en aquella ciudad, pero no deja de ser una conjetura.

Para imitar a Jesús no necesitamos mucha Filosofía y Teología (aunque estos conocimietos no dan fiebre, ¡palabra!). Son muchos los cristianos de a pie cuyos conocimientos en estas materias son escasos; saben que “el Padre Dios nos quiere a todos y todos somos hermanos”. Esto es esencial en la predicación y práctica de Jesús. Ejemplos notorios, muchísimos. Uno: el Cura de Ars… era tan malo en Teología que su obispo lo ordenó sacerdote pero le negó permiso para confesar. Ejemplos menos famosos, también muchísimos; están a la puerta de casa… Sólo es cuestión de querer verlos,“que haberlos, hailos”…

¿Conoces a algún cristiano de verdad, de verdad?

¿Y tú? ¿Eres seguidor de Cristo de cerca, de lejos, estás de vacaciones…? ¿Estás “lesionado”?

Recemos: María, Madre de Jesús y Madre espiritual nuestra, danos fuerza, coraje, para imitar a tu Hijo y hermano mayor nuestro. Ayúdanos a no tener miedo a ser buenas personas de verdad.

Padre nuestro, que estás en el cielo;
Santificado sea tu Nombre.
Venga a nosotros tu reino.
Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.
Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en la tentación.
Y líbranos del mal.

Amén

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
Ruega por nosotros, pecadores,
Ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.