Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 112
Visitas Totales: 31658
Desde: 24/09/2015

II.3.0.08. Crecía en edad, sabiduría y gracia.

Muchísimos cristianos piensan que “como Jesús era Dios, lo sabía todo” … Confesamos que Jesús era Dios “Y” Hombre . Jesús tuvo que aprender, convivir, crecer… Volvieron a Nazaret, vivía obedeciendo a sus padres y crecía en edad, sabiduría y gracia”.

Jesús se crió en el seno de una familia judía piadosa, en una aldea de unos 15 o 20 familias. Las mujeres se dedicaban a las labores de la casa: preparar el pan, hacer la comida, lavar la ropa, tejer… Los hombres se ocupaban de las labores del campo y del ganado.

El hecho de que San José fuese artesano permite suponer que la familia no cultivaría más que un huerto pequeñito junto a la casa y que vivirían de los trabajos que hacía para los vecinos de su aldea y de otras próximas. Hasta es perfectamente posible, aunque no hay ningún dato histórico, que fuese a trabajar a Séforis, una ciudad a tan sólo 5’5 kilómetros de distancia, mandada reconstruir por Herodes, pues había sido arrasada por el general Varo cuando Jesús era aun muy niño. También es posible que fuese a trabajar a Tiberíades, a unos 20 km de distancia, ciudad que Herodes construyó unos años después.

Los varones permanecían con las madres hasta los 8 años, en que ya empezaban a trabajar con sus padres: ganado, viñedo, trigo, etc. Jesús acompañaría a San José aprendiendo con él el oficio de artesano: construir y reparar las casas de barro, hacer puertas, etc.

Jesús fue creciendo a la vista de todos. Aprendió a orar al estilo judío: Cada mañana y cada tarde se dirigían a Dios con una alabanza de acción de gracias por el sol, la lluvia, las cosechas, etc. Hacían lo mismo en cada ocasión feliz: bodas, nacimientos, etc. El “Te alabamos, Señor, y te bendecimos por…” era frecuente en sus bocas. Se sentían pueblo escogido por el Dios único todopoderoso para mantener en la Humanidad la noticia del Dios verdadero.

Jesús dejará en sus parábolas multitud de detalles vividos por Él. Fue madurando sus ideas. No desentonaba, aunque no tomó esposa cuando todos los demás jóvenes lo hacían. Y debió de sorprender a todos cuando se fue al desierto junto a Juan. En el desierto maduró su idea de Dios. Se hizo bautizar por Juan, pero se alejó, se rodeó de sus propios discípulos y discípulas, y caminó de aldea en aldea predicando “la buena noticia”: que la salvación de Dios era para todos y que su Dios Yahvé era Dios de todos y a todos quería, de manera especial a los más débiles de la tierra; y que perdonaba siempre, siempre…

Padre nuestro, que estás en el cielo;
Santificado sea tu Nombre.
Venga a nosotros tu reino.
Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.
Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en la tentación.
Y líbranos del mal.

Amén

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
Ruega por nosotros, pecadores,
Ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.