Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 19
Visitas Totales: 31766
Desde: 24/09/2015

II.3.0.04. María guardaba aquellos sucesos en su corazón.

 

Por dos veces nos dice San Lucas que María, la Madre de Jesús, “guardaba y meditaba todos aquellos sucesos en su corazón”. Una manera sencilla de decir que ante el misterio de su propio hijo Jesús, tenía una actitud de fe y confianza en Dios. No entendía; pero seguía atentamente los pasos de su Hijo… Y así lo hizo hasta la cruz y después reunida con los discípulos.

Cuando invocamos a María, nuestra buena Madre, no estamos pensando en una persona mítica. Estamos rezando a una persona que supo estar junto a Jesús siempre; que fue la primera seguidora de sus palabras, de su vida… A María podemos decirla con verdadera exactitud que es “nuestra hermana en la fe”. Ella supo mejor que nadie qué es estar ante el misterio de la alegría, del sufrimiento, de lo común de cada día… con actitud de fe y confianza en Dios.

Escuchamos, pensamos ¡y rezamos! 

TANTAS COSAS EN LA VIDA

Tantas cosas en la vida
nos ofrecen plenitud
y no son más que mentiras
que desgastan la inquietud.
Tú has llenado mi existencia
al quererme de verdad.
yo quisiera, Madre buena, amarte más.
En silencio escuchabas
la palabra de Jesús
y la hacías pan de vida
meditando en tu interior.
La semilla que ha caído
ya germina y está en flor.
Con el corazón en fiesta cantaré

AVE MARÍA, AVE MARÍA, AVE MARÍA, AVE MARÍA

Desde que yo era muy niño
has estado junto a mí,
y guiado de tu mano
aprendí a decir sí.
Al calor de tu esperanza
nunca se enfrió mi fe,
y en la noche más obscura fuiste luz.
No me dejes, Madre mía
ven conmigo a caminar.
Quiero compartir mi vida
y crear fraternidad.
Muchas cosas en nosotros
son el fruto del amor.
La plegaria más sencilla cantaré