Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 112
Visitas Totales: 31658
Desde: 24/09/2015

II.2.3.14. El Enmanuel nace en “almas imprevisibles”. Lorraine Murray.

La primera brecha que le permitió comprender la ruta equivocada que seguía su vida fue el aborto provocado al que se sometió. Hoy vive en Georgia (Estados Unidos), donde es bibliotecaria en la universidad, y trabaja como periodista free-lance y como escritora. Ha publicado siete libros.

“Era el año 1964 cuando llegué al campus. Era una chica delicada, virgen y que iba a la iglesia”. Dos años después, ella misma describe que “Desprecié todo lo que mis padres apreciaban, desde la virginidad antes del matrimonio a la abstinencia de drogas”. Se hizo feminista, enemiga del matrimonio y la maternidad, y se dedicó al “amor libre”.

Pero todo empezó a cambiar ante un embarazo inesperado: “No tardé demasiado en decidir lo que tenía que hacer. Al fin y al cabo, había abundado sobre el tema del aborto en mis clases, y me parecía absolutamente claro que los derechos de la mujer siempre prevalecen sobre los del niño”... Sería tan simple y directo como sacarse una muela, según decía el argumentario feminista. “En realidad, el aborto se convirtió en uno de los momentos más horrendos de mi vida, física y emocionalmente, algo que reviviría y lamentaría durante todos los años posteriores… Empecé a preguntarme si todo lo que había sostenido sobre el feminismo era verdad”.

Al regreso de un viaje de trabajo a Nueva York, su marido, que jamás había estado en una iglesia católica, la dejó anonadada: “Entré en la catedral de San Patricio y puse una vela a tus padres y a mi padre”“Entonces me recorrió un escalofrío al darme cuenta de que jamás había rezado por mis padres, que habían muerto años atrás”.

Vivían cerca de una iglesia católica y empezaron a ir a misa allí: “Comencé a re-leer las Escrituras y me parecía que Cristo salía de esas páginas para irse apoderando de mi corazón“.

… En el año 2000 le diagnosticaron un cáncer… “Finalmente, el P. Richard López me dio los fundamentos que necesitaba para abandonar mi catolicismo a la carta”.

“Mi marido y yo pronto celebraremos 29 años de matrimonio. Y aunque no hemos sido bendecidos con los hijos, sí por otras muchas vías, en particular nuestra fe”. “Y cuando reflexiono sobre mi recorrido, creo que Dios me llamó de vuelta a la Iglesia con la ayuda de mis padres y con las oraciones de aquella pequeña alma que no llegó a nacer, pero que jamás será olvidada”.

 

Padre nuestro, que estás en el cielo;
Santificado sea tu Nombre.
Venga a nosotros tu reino.
Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.
Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en la tentación.
Y líbranos del mal.

Amén

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
Ruega por nosotros, pecadores,
Ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.