Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 112
Visitas Totales: 31658
Desde: 24/09/2015

II.1.1.16. Visita de María a su prima Sta. Isabel. Narración evangélica.

María decidió ir a ayudar a su prima Isabel. Dice evangelio:

“En aquellos días, María se dirigió de prisa a un pueblo de la región montañosa de Judá; y entró en casa de Zacarías, y saludó a Isabel. Cuando Isabel oyó el saludo de María, la criatura saltó en su vientre y ella fué llena del Espíritu Santo, y exclamó con gran voz: “Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre ¿Y de dónde a mí, que la Madre de mi Señor venga a mí? Porque en cuanto llegó la voz de tu saludo a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Y bienaventurada tú que has creído, porque se cumplirán las cosas que te fueron dichas de parte del Señor”. Entonces María pronunció su Magníficat. Añade el evangelista que “se quedó María con ella como tres meses: después se volvió a su casa”.

“Engrandece mi alma al Señory mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador,porque ha mirado la bajeza de su sierva; y desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones,

porque ha hecho en mí grandes cosas el Poderoso; y ¡santo es su nombre!

Y su misericordia de generación en generación para con los que le honran.

Hizo grandes cosas con su poder: Deshizo los planes de los orgullosos.

Quitó a los poderosos de sus tronos, y levantó a los humildes.

A los hambrientos colmó de bienes; y a los ricos despidió vacíos.

Acogió a Israel su siervo, acordándose de la misericordia,

como habló a nuestros padres, a Abraham y a su descendencia para siempre”.

 

Magnificat anima mea Dominum,et exultavit spiritus meus in Deo salutari meo,quia respexit humilitatem ancillae suae, ecce enim ex hoc beatam me dicent omnes generationes,

quia fecit mihi magna qui potens est, et sanctum Nomen eius,

et misericordia eius ad progenie in progenies timentibus eum.

Fecit potentiam in brachio suo, dispersit superbos mente cordis sui,

deposuit potentes de sede, et exaltavit humiles,

esurientes implevit bonis, et divites dimisit inanes.

Suscepit Israel puerum suum, recordatus misericordiae suae,

sicut locutus est ad patres nostros, Abraham et semini eius in saecula.

San Lucas pone la acción salvadora de Dios realizada en Jesús desde el primer momento de su existencia como ser humano.

Recemos despacito nuestro magníficat:

  • Te bendigo, Señor, me has dado la vida, cualidades, bienes… Dame también ganas de compartir todo esto con los demás.
  • Enalteces a los humildes… ¡Señor, ayúdame a servir a los demás!
  • A los hambrientos de paz, de justicia, de verdad, les colmas sus deseos… ¡No tardes, Señor!
  • “A los ricos los despides vacíos”… Señor, ayúdame a no vaciarme de sentido jamás.
  • Acoge también a los que te maldicen, injurian, te olvidan, te desprecian, te blasfeman. Tú has querido que también sean hijos tuyos y de nuestra Buena Madre”.
  • Amén. Así sea.