Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 112
Visitas Totales: 31658
Desde: 24/09/2015

II.1.1.12. El avemaría. Bendita entre las mujeres, porque has creído.

Tomamos “prestada” esta reflexión-oración de Leonardo Boff, en su librito El Ave María.

“María, habitada por el Espíritu Santo y llevando en su seno al Hijo de Dios encarnado (hecho hombre) se apresta a visitar a su prima Isabel. Ésta, apenas oyó el saludo de María, notó cómo su criatura se estremecía en su propio seno; y llena al momento del Espíritu Santo, como cayendo en la cuenta de que el Espíritu habita en María, exclama con gran voz: “¡Bendita eres entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre!” Sólo el Espíritu puede revelar los misterios del Espíritu. Es lo que ocurrió con la alabanza de Isabel a María.

Bendecir es una de las palabras más frecuentes en las Escrituras. Fundamentalmente significa , “alabar con palabras”, “dar gracias”, “elogiar”, “congratularse”, “celebrar”… Es como si la dijese: Eres motivo para dar gracias a Dios, porque has sido “contemplada” (significado también de “llena de Gracia”) para ser el templo vivo del Espíritu Santo y convertirte en Madre del Mesías.

La presencia en María del Espíritu Santo la hace objeto de la exaltación y la alabanza de Isabel… En realidad equivale a decirla “la más bendita entre las mujeres”… Estas expresiones del evangelio de San Lucas reflejan la enorme veneración que la Iglesia primitiva tributaba ya a María. Los pilares fundamentales del misterio cristiano se encuentran en la trayectoria biográfica de María.

…entre los antepasados de Jesús, no todas las mujeres son benditas. Hay pecadoras como bien claramente lo expresa la genealogía  según Mateo… María ayuda así a redimir la negatividad de la historia; por eso es, a mayor abundamiento, bendita entre todas las mujeres.

Es el Espíritu Santo quien nos introduce en la oración para invocar a Dios como Padre… Por eso, María es y será siempre proclamada ¡Bendita entre todas las mujeres!”

La música es el avemaría de Shubert interpretada por Nana Mouskouri. La letra que canta está en latín. Dice así: Ave Maria gratia plena. Maria, gratia plena. Maria, gratia plena. Ave, ave Dominus, Dominus tecum. Benedicta tu in mulieribus. Et benedictus, et benedictus fructus ventris, ventris tuae, Jesus. Ave Maria.