Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 111
Visitas Totales: 31657
Desde: 24/09/2015

II.0.1.03. Evangelio de San Juan. Introducción.

( Idéntica a I.2 3 4.) El evangelio de San Juan se diferencia bastante de los otros tres, aunque el contenido fundamental es el mismo. San Juan habla de Jesús con rasgos más elaborados, “conforme también” a la cultura griega.

Un ejemplo:

  • Los primeros cristianos confiesan (… y se juegaan el pellejo por esta creencia) que Jesús es Dios, el Dios con nosotros, el Enmanuel. San Lucas narra su nacimiento como Ser Humano en Belén, conforme a la Biblia.
  • Pero los cristianos de finales del siglo I, muchísimos de cultura grecorromana, no conocen la Biblia, aunque tienen una gran cultura filosófica… San Juan ya puede predicar y escribir que Jesús de Nazaret es Dios, es la Palabra de Dios “hecha carne”, expresión que significa “nacido como ser humano”, igual que cualquier otro Hombre. Y que esta “Palabra”, o Pensamiento de Dios, existe desde siempre en Dios…

Para San Juan, Jesús es la manera incomprensible, pero real, que el Padre Dios “encontró” para comunicarse con nosotros. Los Seres Humanos sólo podemos comunicarnos por los sentidos: vemos, escuchamos, manifestamos, y es captado por otras personas. ¿Pero cómo “captar” a Dios? San Juan nos dice que “el hallazgo de Dios para comunicarse con nosotros fue Jesús, el rostro visible de Dios invisible”.

San Juan comienza su evangelio así:

  • “En el principio ya existía la Palabra, y aquel que es la Palabra estaba con Dios y era Dios… En Él (Jesús) estaba la vida, y la vida era la luz de la Humanidad… Aquél que es la Palabra se hizo hombre y vivió entre nosotros lleno de amor y de verdad. Y hemos visto su gloria…
  • La Ley fue dada por medio de Moisés, pero el amor y la verdad se han hecho realidad por medio de Jesucristo”.

Cuál es la verdadera dificultad que tienen muchas personas para “ser seguidoras de Jesús”: ¿Porque no hay quien entienda nada de los misterios que “confesamos” o porque ser consecuentes con esa confesión cuesta riñón y medio? ¡Se vive tan agusto sin pensar en nada…!

Sin embargo, cuanto más nos encerramos en nuestros pobres egoísmos, vamos dándonos cuenta de que más infelices nos hacemos… Non sí? Curiosamente, el mismo San Juan define a Dios en una de sus cartas pero ahora no como Pensamiento, Palabra, Sabiduría… sino como Amor: “Dios es Amor… y quien dice que ama a Dios pero no ama a su prójimo – hermano, es mentiroso…”

Padre nuestro, que estás en el cielo;
Santificado sea tu Nombre.
Venga a nosotros tu reino.
Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.
Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en la tentación.
Y líbranos del mal.

Amén

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
Ruega por nosotros, pecadores,
Ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.