Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 59
Visitas Totales: 32014
Desde: 24/09/2015

I.2.3.5. El Apocalipsis. Vídeo “Signum magnum”.

Es el último libro de la Biblia. Libro difícil de entender, imaginación desbordante, lleno de simbolismos (imágenes, números, colores, bestias, etc.). Hasta hay “escuelas” de interpretación. Destacamos tres aspectos:

  1. La palabra “apocalipsis” significa “revelación”, no catástrofe. Su contenido es “profético”, pero no tanto en el sentido vulgar de “adivinación del futuro” cuanto en su significado de exhortación a la esperanza, incluso en los momentos más difíciles de la vida de cada uno y de todos los cristianos perseguidos.
  2. Su autor, según la tradición, es el Apóstol San Juan, hacia finales del siglo I, durante el imperio de Domiciano. Este Emperador puso gran empeño en que todos le adorasen como a un verdadero dios. Los cristianos se negaron rotundamente, aunque cumplían la normativa civil. Las siete iglesias a las que va dirigido el libro corresponden a las comunidades cristianas de la provincia oriental del Imperio, actualmente Turquía. La persecución era especialmente cruel en dicha provincia. El autor les dedica el libro para animarlos, para que tengan fe y esperanza en el triunfo final de Jesucristo aunque de momento sufran toda clase de calamidades por su condición de cristianos.
  3. El género literario apocalíptico era bastante corriente en la época. También lo usaron otros escritores judíos. La característica más notoria es el empleo de símbolos y la grandiosidad.

El Pórtico de la Gloria de la catedral de Santiago de Compostela resulta incomprensible si no se conoce el párrafo del Apocalipsis que interpretó en granito el Maestro Mateo. Para animar a todos a leerlo, si no como creyentes, al menos como personas cultas, transcribimos el primer párrafo del libro.

Esta es la revelación que Dios hizo a Jesucristo… Jesucristo la ha dado a conocer enviando su ángel a su siervo Juan… Juan a las siete iglesias de la provincia de Asia. Recibid gracia y paz de parte del que es y era y ha de venir… de Jesucristo, testigo fiel, que fue el primero en resucitar… Cristo nos ama y nos ha librado de nuestros pecados derramando su sangre, y ha hecho de nosotros un reino… “Yo soy el alfa y la omega” (1) , dice el Señor, el Dios todopoderoso…

El libro acaba así: “Amén. ¡Ven, Señor Jesús! Que el Señor Jesús derrame su gracia sobre todos”. Así sea. Amén.

En el vídeo siguiente, el actor mejicano Eduardo Verástegui interpreta una frase del Apocalipsis “Signum Magnum apparuit in coelo”.

(1) “alfa y omega” son la primera y la última letra del alfabeto griego; entre ellas, todas las demás; con todas ellas se puede “decir todo” lo que existe. La expresión significa, pues, conjunto de todas las cosas que existen. Es un símbolo muy repetido en la iconografía cristiana.