Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 59
Visitas Totales: 32014
Desde: 24/09/2015

I.2.2.5. De historia, fe… y Ciencia.

Mucha gente no cree en Jesús porque… ¡montón de razones “históricas”!: “Mira lo de El Código da Vinci”. “Los escritos cristianos son tardíos; de finales del siglo II” (Lo cual es radicalmente falso)Etc.

Fe-confianza cristiana: La fe cristiana se basa en el testimonio de los discípulos de Jesús y, en última instancia, en el mismo Jesús de Nazaret, un hombre que vivió en el Israel del siglo I de nuestra era y que murió ajusticiado. Pero Dios lo resucitó, lo volvió a la vida, y es para nosotros el modelo, el molde y hasta la pasta con la que vamos construyendo nuestra vida y nuestra eternidad.

¿Que esto es incomprensible? ¡Pues claro! Por eso precisamente es fe. Hay personas que dicen que les es imposible creer. Su postura es totalmente respetable, igual que la de los creyentes.

Fe-confianza científica: Los científicos necesitan “palpar” la verdad de la explicación que se les propone antes de ponerles la etiqueta de “verdadero”. ¿Quiere esto decir que no existe el acto mental de la fe-confianza entre los científicos? No; en absoluto. Una sola persona no tiene capacidad de “comprobar” y menos aun “experimentar” todas las tesis científicas. La inmensa mayoría de ellas o se imponen a la razón o sencillamente “se cree en ellas” por la autoridad de los científicos que sí las han demostrado.

Observemos: la “fe religiosa” tiene un componente indispensable: confianza en otras personas. La “fe científica” tiene idéntico componente, pues nadie es capaz de experimentar y comprobar todo.

Pero entonces ¿en qué se diferencian? Pues en el objeto o contenido de la fe.

  • Primero: Las “verdades” científicas se denuestran. Las “verdades de fe” se admiten o no; es decisión personal.
  • Segundo: Creer o no creer en la materia obscura, por ejemplo, no compromete a nada. Pero no puedo seguir siendo idéntica persona después de creer en JesúsLas verdades de fe comprometen personal y “vitalmente”.

O bien creo en Jesús, pero no cambio (“Mira. Sé muy bien qué tendría que hacer para ser cristiana… Pero como de eso, nada; pues…”). O realmente creo en Él y algo cambia en mi vida. Si la fe religiosa se practica, seguirá viva…

Un ejemplito: La actriz (mejicana, telenovelas) Karyme Lozano: «La paz que Dios me da no la cambiaría por toda la fama del mundo». Desde su conversión, y a pesar de no tener trabajo ni dinero, ha renunciado a ofertas millonarias (posar desnuda) porque suponían «una ofensa a Dios y a la mujer».  (15 enero 2012)

Padre nuestro, que estás en el cielo;
Santificado sea tu Nombre.
Venga a nosotros tu reino.
Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.
Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en la tentación.
Y líbranos del mal.

Amén

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
Ruega por nosotros, pecadores,
Ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.