Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 88
Visitas Totales: 34103
Desde: 24/09/2015

I.2.1.08. Dios nos quiere. Una historia: “Cómo bailar bajo la lluvia”.

Una enfermera cuenta esta historia:

“Eran las 8:30 de una mañana agitada cuando un señor mayor, de unos 80 años, llegó al hospital para que le quitaran los puntos de una herida. El señor dijo que estaba apurado; que tenía una cita a las 9:00 am.

Comprobé sus señales vitales y le pedí que tomara asiento, sabiendo que quizás pasaría más de una hora antes de que alguien pudiera atenderlo. Lo ví mirando su reloj y decidí, que ya que no estaba ocupada con otro paciente, podría examinar su herida. Comprobé que estaba curado; le pedí a uno de los doctores algunos elementos para quitarle las suturas y curar al anciano su herida.

Mientras le realizaba las curaciones, le pregunté si tenía una cita con otro médico esa mañana, ya que lo veía tan apurado. El señor me dijo que no, que necesitaba ir al geríatrico para desayunar con su esposa.

Le pregunté sobre la salud de ella. Él me respondió que ella hacía tiempo que estaba allí ya que pacedía de Alzheimer.

Le pregunté si ella se enfadaría si llegaba un poco tarde.  Me respondió que hacia tiempo que no sabía quien era él, que hacía cinco años que ya no podía reconocerlo.

Me sorprendió, y entonces le pregunté: ¿Y usted sigue yendo cada mañana, aun cuando ella no sabe quien es usted?
El sonrió y me acarició la mano diciéndome: ‘Ella no sabe quién soy yo, pero yo sí sé quién es ella.’

Se me erizó la piel, y tuve que contener las lágrimas mientras él se iba, y pensé: ‘Ese es el tipo de Amor que quiero en mi Vida.’ El Amor Verdadero no es físico, ni romántico. El Amor Verdadero es la aceptación de todo lo que es, ha sido, será y no será.

La gente más feliz no necesariamente tiene lo mejor de todo; ellos sólo hacen todo lo mejor que pueden.‘Es la vida. No se trata de cómo sobrevivir a una tempestad, sino de cómo bailar bajo la lluvia’.

Muchos de nosotros ni sabemos ni queremos saber quién es el Padre Dios; otros muchos dicen que ni existe. Jesús nos dijo de muchas maneras que su Padre y nuestro Padre Dios nos quería con locura a todos; incluso a los que lo ignoran por completo… ¿Recordáis la parábola del hijo pródigo? El padre de la parábola siguió queriendo a su hijo a pesar de la brutalidad con que se portó; cada día salía a esperarlo… Nunca dejó de quererlo. El hijo no sabía cómo era su Padre. Pero su Padre sí sabía quién era su hijo.

¡Tantos cristianos creyentes, con miedo a Dios! Y tú ¿le tienes miedo?

Padre nuestro, que estás en el cielo;
Santificado sea tu Nombre.
Venga a nosotros tu reino.
Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.
Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en la tentación.
Y líbranos del mal.

Amén

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
Ruega por nosotros, pecadores,
Ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.