Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 116
Visitas Totales: 31564
Desde: 24/09/2015

I.2.1.04-ter. La experiencia de “hacer el bien” ¿colma el espíritu humano?

La pregunta del título tiene miga, ¡y mucha! Es necesario meterse a fondo en sí mismo y repensar bien las experiencias que se conocen de otros. ¿Cómo nos sentimos después de haber hecho algo, lo que sea, dentro de la vida normal? Ejemplos:

¿Cómo nos sentimos…

… después de haber dedicado tiempo suficiente a estudiar “lo que tocaba”; o, por el contrario, después de escaquearnos del deber haciendo… nada?

… después de haber perdido toda la tarde con una señora anciana que no tiene quien la escuche cuando “yo tenía que haber dedicado ese tiempo a estudiar que es mi deber”?

… cuando“hoy salvé la cara a fulanito aunque tuve que inventar una mentirijilla para salvarlo…”?

… cuando “salvé el pellejo aunque tuve que decir una mentira gordísima”. O, por el contrario, “dije la verdad aunque me costó una bronca soberana”?

Etc.

Desde siempre se habló mucho de la inteligencia humana. Hablamos de superdotados, deficientes, etc.

Ahora se habla mucho de la inteligencia emocional. Todos tenemos sentido común para diferenciar ambas inteligencias.“Con lo listo que es… y no se da cuenta de que…”.

Metámonos en nosotros mismos un instante y preguntémonos: Cuando pienso en mí mismo ¿me identifico con mis ideas o con mis sentimientos? La mayoría de las personas se sienten “ser sí mismas” más o mejor con sus sentimientos que con sus ideas.

¿Qué tiene que ver todo esto con la existencia del bien y del mal? Pues que dicha existencia es creación nuestra, enterita, de los seres humanos. Eso del maniqueísmo, de los dos principios, el del bien y el del mal, no pasa de ser una mitificación muy apañadita para soltar lastre de ¡culpabilidad!

La pregunta del encabezamiento, decíamos, tiene mucha miga: ¿puede colmar nuestras ansias de felicidad hacer el bien? ¿Es posible o imposible?

¿Cómo “está siendo” mi realidad actual? ¿Para cuándo una decisión vital, definitiva… “personal” hacia el bien?(es lo que llaman opción fundamental). Damos un parrafito tan sólo de una entrevista hecha a Karyme Lozano, actriz mejicana:

– y su vida dio un giro radical… (Tenía todo: belleza, juventud, dinero, fama… un chalet lujoso en Hoolywood.)
– Pensaba que ser famosa y ser rica me iba a dar la felicidad, pero cuanto más exitosa era mi carrera, más vacía y triste me sentía… En ese momento me entregué a Dios. Dije que “no” a la revista y me dio igual tener que perder mi casa. Confié en Dios de verdad, dejé de ser la piloto y me puse de copiloto, me ajusté el cinturón y le dije: “Que sea lo que Tú quieras”. Desde ese día todo ha sido una aventura hermosa y soy una “bebé conversa” porque apenas han pasado dos años.