Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 88
Visitas Totales: 34103
Desde: 24/09/2015

I.2.1.03.bis. El mal: diferenciar mal de desgracia.

(El vídeo del enlace siguiente tarda en descargarse. Sugerimos  descargarlo mientras se ve/escucha el vídeo de abajo).

 I_2_1_03-bis_Cartas a Dios_seis mimutos_AVI

El mal tiene muchísimas caras y ninguna agradable. Clasificación a primera vista: el mal físico (enfermedades, heridas, accidentes involuntarios, etc.) y el mal moral (tristeza, humillación, desprecio, robos, infamia, etc.)

Otra clasificación: el mal que padecemos y el que “producimos”, hacemos.

Proponemos una actividad sencilla, a realizar en momento adecuado:

  1. Hacer una relación de “males físicos que padecemos”: ámbito personal, familiar, social, nacional, mundial…
  2. Hacer una relación de “males morales que producimos”: mismos ámbitos…

Después, dialogar acerca de por qué es mal, qué efectos produce, hasta dónde alcanza, etc. Para orientar, damos unos ejemplos muy evidentes:

1) Ejemplo de “mal padecido” leve: una persona es tartamuda: ¿qué sufrimientos le causa, por qué, qué efectos tiene sobre su personalidad, cómo lo llevan sus familiares, sus amigos, cómo condiciona su futuro, etc.? ¿Condiciona el trabajo, el amor?

2) Ejemplo de mal padecido muy grave: persona que nació sin brazos debido al efecto de la talidomida: ¿podrá llegar a vivir autónomamente? ¿se desarrollará desde niño sin odio a la sociedad? ¿no hubiese sido mejor abortarlo? ¿será siempre una carga social? etc. ¿Conocéis alguna persona en estas o similares condiciones? Etc.

3) Ejemplo de mal producido a nivel personal: Fulanito de Tal es listo, pero no hace nada: ni estudia ni deja estudiar: ¿Cuál puede ser el origen de ese comportamiento? ¿A quiénes perjudica en el ámbito personal, familiar, de grupo, de sociedad? ¿Por qué? … ¿Qué soluciones propone la familia? ¿Aportan algo los compañeros? ¿Hacen algo los gobiernos? ¿Cómo ve la sociedad estos casos? Etc.

4) Ejemplo de daño moral gravísimo. Lo exponemos y después lo analizáis: un terrorista sale de la cárcel al cabo de unos años de presidio y va a instalarse a vivir en el mismo edificio en el que vive la viuda del que él asesinó. ¿Hay algo así como un “malómetro” que pueda medir tamaña maldad? ¿Tú qué harías si fueses gobernante? ¿Y si fueses tú el viudo o viuda? ¿Soluciona algo la venganza o aumenta el mal?