Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 88
Visitas Totales: 34103
Desde: 24/09/2015

I.1.1.10. Mal, dolor… ¿Quién paga por la culpa? .ppt

Mientras contemplamos la siguiente presentación, invitamos a pensar en un tema que nos sale de lo más hondo de nuestro ser: el tema de la justicia.

Hacemos el mal, individual y socialmente. Hoy día, la globalización ha puesto más de manifiesto la co-rresponsabilidad de todos en todo: o porque hacemos, o porque consentimos, o porque nos callamos.

Siempre nos queda colgando, como despojo insoportable, la pregunta ¿quién paga por las culpas del mal que “producimos” los hombres?

Pero quizá alguien piense que, si Dios no existe, todo esto del mal, el dolor, etc. es algo que pasa y seguirá pasando… No tiene sentido molestarse por ello; se irá todo a la nada como cada uno de nosotros. Esto se dice o piensa… ¿de veras? Nadie en su sano juicio (quizá algún tipo de psicópata) deja de aspirar a una justicia definitiva.

Las ofensas entre nosotros y a Dios fueron “pagadas” por Jesús: el colmo de la inocencia, de la buena voluntad, de la responsabilidad… “cargó con las culpas de los hombres”. Contemplemos, pensemos ¡y recemos! “todo esto” mientras vemos las imágenes siguientes. Dolorosa (Powerpoint en VI.4.2.09.)

Dolorosa de pie junto a la cruz,
tú conoces nuestras penas,
penas de un pueblo que sufre.
Dolor de los hombres sin tregua oprimidos,
cansancio de brazos en lucha sin fin,
cerebros lavados a base de slogans,
el rictus amargo del pobre infeliz.
Dolor de cuerpos que sufren enfermos,
el hambre de gentes que no tienen pan,
silencio de aquellos que callan por miedo,
la pena del triste que está en soledad.
El llanto de aquellos que suman fracasos,
la cruz del soldado que mata el amor,
pobreza de muchos sin libro en las manos,
derechos del hombre truncados en flor.
El drama del hombre que fue marginado,
tragedia de niños que ignoran reír,
la burda comedia de huecas promesas,
la farsa de muertos que deben vivir.
Dolorosa de pie junto a la cruz,
tú conoces nuestras penas,
penas de un pueblo que sufre.