Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 20
Visitas Totales: 31766
Desde: 24/09/2015

VI.5.1.00. Las apariciones de María.

 

Las más conocidas son la de Lourdes, mediados del siglo XIX, y la de Fátima, principios del XX. Pero hubo, y hay, más.

El “milagro” es ver a la gente rezar, pedir humildemente la intercesión de María para ser curados. Bernardette declaró que “la Señora” le había dicho “Yo soy la Inmaculada Concepción”.
Por esas fechas fue declarado dogma de fe este misterio.

En Fátima, fueron dos niñas y un niño quienes vieron a la Virgen. Les habló. Les pidió que rezasen mucho, mucho, por todos los hombres; que rezasen el rosario. Estaban en plena Primera Guerra Mundial.

No es obligatorio creer ni en éstas ni en otras apariciones; no es esencial para la fe cristiana. Pero siempre contienen una llamada a vivir en cristiano, a rezar por los hombres, a pedir perdón y misericordia. Algo está muy claro: que María VIVE CERCA DE LOS HOMBRES…

Se han propuesto muchas explicaciones “científicas”… Pero, sólo con un poquitín de sentido común, está muy claro que hay una comunicación muy especial e intensa de Dios a los hombres por intercesión de María. Resulta imposible creer que los mensajes transmitidos hayan sido elaborados por niños y niñas sin cultura ninguna, ajenos al “gran mundo” (en ambos casos se trata de niños de aldea). No existía el nivel de comunicaciones que existe hoy día. Los y las videntes no pudieron inventarse los mensajes que transmitían. Es más, padecieron mucho por contarlo. Calladitos, no hubieran sufrido tanto.

¿Qué hacer, qué pensar, qué creer ante este fenómeno tan repetido? Pues que cada uno haga, piense y crea lo que quiera. Pero una cosa es segura: que rezar cada día a nuestra Buena Madre María, confiarle nuestras cuitas (alegrías, rabietas, desencantos, ilusiones, aspiraciones…) de cada día nos eleva a ese grado de espiritualidad que nos mete de lleno en la verdadera “vida humana, la espiritual”, la que vivió y nos mostró Jesús, la que nos permite ver la vida, y la muerte, con optimismo, seguridad, sentido…

Curioso: El no va más de la Psicología actual llega a una conclusión que nos suena a los cristianos desde siempre: que“para ser felices hay que hincharse a hacer el bien”… Lo escuché al Dr. Dyer, que ni siquiera es cristiano exactamente.

TÚ ESTÁS CERCA

Tú eres Madre, estás aquí,
me acompañas y me cuidas con amor.
Tú eres Madre, estás aquí,
y me ayudas como Tú a decir sí.

TU ESTAS CERCA JUNTO A MI
Y EN SILENCIO VAS ORANDO ANTE EL SEÑOR
TU ERES MADRE DEL AMOR
VIVES CERCA DE LOS HOMBRES, DEL DOLOR

En las calles de la ciudad,
en la gente que trabaja por su pan,
vives, Madre, en el hogar
de la gente de sencillo corazón.

En los niños y en la flor,
en el joven que posee una inquietud,
vives, Madre, dando paz
al anciano que te reza en soledad.