Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 45
Visitas Totales: 32208
Desde: 24/09/2015

VI.5.0.21. Seres humanos “desde la nada”. Fuerza de voluntad.

Estuve hablando a un grupo de alumnos, chicos y chicas, de 3º de la ESO en un colegio marista. Les ponía el ejemplo del Fundador de los Maristas, San Marcelino Champagnat: mayorón de más de 16 años sin saber leer, entre compañeros de unos 12 años… “Fundador” de un Instituto dedicado a la educación y catequesis empezando por un analfabeto y un recién licenciado del ejército, 4 ó 5 años sin seguidores, oración confiada a la Santísima Virgen, medios económicos nulos, trabajo sin límites, pobreza total excepto en motivación, ilusión de servir a Dios sirviendo a los hombres…

¡Perfecto! Pero uno de los muchachos se empeñaba en demostrarme que si no les gustaba estudiar, no tenían por qué hacerlo. ¡Fabuloso! El paso de la motivación del bebé “me gusta/no me gusta” a la motivación netamente humana no le entraba en la cabeza; “motivación espiritual”, dicen ahora hasta los psicólogos ateos.

Pues para adolescentes como el mencionado y para los muchos y muchas personas de cualquier edad para quienes hablarles de “Cartas de los Apóstoles” y monsergas de los curas tiene menos substancia que una sopa de alambre hemos elegido este vídeo. Hace pensar. Un “ser humano” libre, realizado, que vive… ¡desde la nada!.

Padre nuestro, que estás en el cielo;
Santificado sea tu Nombre.
Venga a nosotros tu reino.
Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.
Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en la tentación.
Y líbranos del mal.

Amén

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
Ruega por nosotros, pecadores,
Ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.