Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 20
Visitas Totales: 31766
Desde: 24/09/2015

VI.5.0.02. Primera carta a los Tesalonicenses.

Tesalónica es actualmente una ciudad en el norte de Grecia. San Pablo dejó constituída allí una comunidad cristiana y siguió viaje misionero. Después, lógico, quiere saber cómo sigue la comunidad. Por esto es una carta entrañable, feliz, de enhorabuena… y muy realista: fidelidad, perseverancia en la fe, sí. ¡Y sufrimientos, persecuciones! Tiene mucha enjundia “de vida cristiana”, válida perfectamente para nuestros días. Entresacamos unos párrafos.

En todo momento damos gracias a Dios por todos vosotros, recordándoos sin cesar en nuestras oraciones. Tenemos presente ante nuestro Dios y Padre la obra de vuestra fe, los trabajos de vuestra caridad, y la tenacidad de vuestra esperanza en Jesucristo nuestro Señor…Bien sabéis… que… aunque pudimos imponer nuestra autoridad por ser apóstoles de Cristo, nos mostramos amables con vosotros, como una madre cuida con cariño de sus hijos… Al recibir la Palabra de Dios que os predicamos, la acogisteis, no como palabra de hombre, sino cual es en verdad, como Palabra de Dios… Bien sabéis que éste es nuestro destino: ya cuando estábamos con vosotros os predecíamos que íbamos a sufrir tribulaciones, y es lo que ha sucedido, como sabéis…

… Sabéis las instrucciones que os dimos de parte del Señor Jesús… que os alejéis de la fornicación, que cada uno de vosotros sepa poseer su cuerpo con santidad y honor, y no dominado por la pasión, como hacen los gentiles que no conocen a Dios. Que nadie falte a su hermano ni se aproveche de él… El que esto desprecia, no desprecia a un hombre, sino a Dios, que os hace don de su Espíritu Santo.

En cuanto al amor mutuo, no necesitáis que os escriba, ya que vosotros habéis sido instruidos por Dios para amaros mutuamente. Y lo practicáis bien…”

Imaginemos ahora esta situación: El año pasado ya formábamos este grupo y nuestro monitor era el mismísimo San Pablo.Supongamos que nos escribe una carta… ¿Nos diría lo mismo que a los tesalonicenses? ¿A qué nos animaría? ¿Se mostraría gozoso por nuestras noticias y ansioso de vernos y saludarnos de nuevo o…?

Padre nuestro, que estás en el cielo;
Santificado sea tu Nombre.
Venga a nosotros tu reino.
Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.
Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en la tentación.
Y líbranos del mal.

Amén

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
Ruega por nosotros, pecadores,
Ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.