Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 65
Visitas Totales: 32112
Desde: 24/09/2015

VI.5.0.00. Las cartas de los Apóstoles.

Tras la Resurrección de Jesús, los apóstoles y demás discípulos se reunían, se comunicaban sus experiencias, sus recuerdos, rezaban juntos… Su fe se comunicaba a otras muchas personas. Formaban comunidades, “iglesias” (“ecclesia”significa “reunión”). Enseguida fueron muchísimos. También los judíos de la “diáspora” ( “dispersión”, los que vivían fuera de Israel) se hacían cristianos. Esto explica en parte la expansión rapidísima del cristianismo.

También se les unían muchos “no judíos” que no conocían la Biblia ni la historia de Israel, culturas diferentes (sobre todo la grecolatina), muchas lenguas, costumbres distintas, etc.

La transmisión oral de la fe en Jesús no era fácil: ni los que hablan de un mismo tema se explican de forma idéntica ni los oyentes entienden lo mismo aunque escuchen las mismas palabras. Una manera de “fijar” el pensamiento es escribirlo. Pero no es “la” solución; seguirá habiendo problemas de copias, de traducción, etc. Otra dificultad que actualmente nos parece impensable: Casi nadie sabía leer; el 10 % en el Imperio… Ocurría así en todos los pueblos.

Lógicamente, surgieron problemas. Gente de cultura griega que se empeñaba en “casar” la resurrección de Jesús con sus mitologías (gnósticos); choque frontal del Reino de Dios con prácticas ancestrales establecidas (la esclavitud, por ejemplo).

Los Apóstoles iban personalmente a las ciudades… Pero no daban abasto; escribieron cartas. El “correo escrito” del Imperio, lo repartían jóvenes atletas (el icono es un corredor con alas en los pies), capaces de hacer jornadas de 60 kilómetros.

El apóstol que más viajó fue San Pablo. Conservamos 13 de sus cartas. La primera es del año 50. De esos años es también el evangelio de San Marcos. Los historiadores han descubierto que, además, circulaban otros escritos, quizá “colecciones” de dichos de Jesús. Los primeros testimonios escritos cristianos son muy próximos al año 30, año más probable de la crucifixión de Jesús.

Oración: Te bendecimos, Señor Dios Padre nuestro, por la fidelidad y rapidez con que los primeros cristianos nos transmitieron la fe en tu Hijo Jesús.

Padre nuestro, que estás en el cielo;
Santificado sea tu Nombre.
Venga a nosotros tu reino.
Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.
Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en la tentación.
Y líbranos del mal.

Amén

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
Ruega por nosotros, pecadores,
Ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.