Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 45
Visitas Totales: 32208
Desde: 24/09/2015

VI.4.5.03. El salmo de María. Magnificat.

Tras la Anunciación, María fue a ayudar a su prima Isabel, embarazada de seis meses, madre de Juan el Bautista. Lo había sabido por inspiración del ángel Gabriel. Isabel la saludó con alborozo y “porque has creído” lo que se te ha revelado de parte de Yahvé. La contestación de María fue un himno, un salmo, el “magníficat”. La siguiente canción de Kairoi recoge las palabras de María.

Intentemos meternos en el alma de nuestra buena Madre María para rezar con ella y ¡hasta gritar! las alabanzas al Señor:

Desde lo más íntimo de nosotros mismos te glorificamos, Señor Dios nuestro. Nos alegramos mucho de nuestra condición de creyentes. Te damos gracias porque pertenecemos a las generaciones que te reconocen como Salvador y por habernos dado a María, nuestra Buena Madre. Parece que ni siquiera nos tienes en cuenta que seamos a veces hasta malas personas con nuestros demás hermanos.

Hiciste para nosotros “grandes cosas”. Ayúdanos a entender el mensaje de Jesús: “Derribas de sus tronos a los poderosos”… Te importa poco el poder si no está al servicio de todos los seres humanos. Para ti es más importante “servir” cada uno desde “su sitio”. Nos cuesta admitir “que a los hambrientos los colmas de bienes y a los ricos los despides vacíos” porque no acaba de entrarnos en la cabeza que aunque estemos podridos de dinero, tenemos que estar hambrientos de servir a los demás.

Gracias, Señor. ¡Aleluya! ¡Amén! ¡Así sea!

 

MAGNIFICAT

 Uh, uh, uh, uh, uh, uh, uh…

Proclama mi alma la grandeza de Dios,
se alegra mi espíritu en Dios mi salvador,
porque ha mirado la humildad de su sierva.
Desde ahora me felicitarán todas las generaciones.

PORQUE EL PODEROSO HA OBRADO,
Y HACE MARAVILLAS EN NOSOTROS,
GRANDE ES SU AMOR PARA TODOS,
GRANDE ES SU AMOR Y POR SIEMPRE,
GRANDE ES SU AMOR…

Uh, uh, uh, uh, uh, uh, uh…

Hace proezas con su brazo,
corrige a los soberbios y con todo el corazón
ensalza a los humildes, llena de bienes a los pobres.
Su promesa por siempre durará como dijo a nuestros padres.