Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 20
Visitas Totales: 31766
Desde: 24/09/2015

VI.4.3.00. “Y tú ¿quién dices que soy yo?” Vídeo.

Maestro ya viejo, sentado a la puerta de casa, rodeado de sus discípulos.  Pregunta: ¿Quién sabe cuándo termina la noche y empieza el día? Dijo uno: Yo diría que cuando se ve un animal de lejos pero aun no se puede distinguir si es oveja o perro. Otro, original él, contestó: Yo diría que cuando se ve un árbol pero aun no se puede distinguir si es peral o manzano. El Maestro dijo: Empieza el día cuando al mirar el rostro de un hombre cualquiera ves que es tu hermano; si no, cualquiera que sea la hora, será de noche.”

Andaba Jesús con sus discípulos por las aldeas del norte de Galilea. Les preguntó qué decía la gente de Él. Contestaciones varias. Terminó Jesús: “Y vosotros ¿quién decís que soy yo?” San Pedro respondió por todos: “Tú eres el Cristo, el Mesías”. Perfecto. Por eso se entiende tan mal el mandato con el que continuó Jesús: “De acuerdo. Pero no se lo digáis a nadie”.

Los cristianos siglo XXI podemos hacer una perfecta declaración de nuestra fe. Pero la cuestión honda, la verdadera, no está en las declaraciones, sino en las vivencias; no tanto en las palabras como en la manera de ser seguidores de Jesús. Tenemos que distinguirnos como el día de la noche; que cualquiera que nos vea pueda distinguir un cristiano “a fondo” de un cristiano de “declaraciones”… y escasez de “hechos”.

“Pero entonces ¿tendremos que irnos todos a misiones para ser buenos cristianos?” No. Siempre habrá personas que se sientan llamadas a atender a “la parte más dolorosa” de la Humanidad. Pero eso no es para todas. En cambio sí es para todas “la receta del maestro “: “… cuando seáis capaces de ver en cualquier rostro humano la cara de un hermano o hermana”. Ver hermanos en personas guapísimas, famosísimas, riquísimas… ¡y a distancia! aunque sean unos perfectos sinvergüenzas, puede hasta que guste. En cambio, ver “hermanos y hermanas” en los que viven ahí al lado“¡Que mira que son sinvergüenzas y maleducados!” o que “Ay si yo te contara…”, o que…

Ver en todas estas personas los rostros de nuestros hermanos, eso sí que es “la señal del cristiano”. Y eso se ve, se palpa. No hace falta saber teología. ¿”Proclamarlo”? Quizá Jesús quiso decir a San Pedro: Sí, soy el Mesías. Pero no digáis nada hasta que sepáis bien qué es eso; la idea que tenéis ahora es de “mala calidad”.

Jesús quizá seguiría diciéndonos hoy: Tenéis que llegar a “ver” y “tratar” hermanos y hermanas en cuantas personas os rodean…

El vídeo siguiente es un recorte de la película sobre Jesús, de Zeffirelli. (3 minutos).