Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 45
Visitas Totales: 32208
Desde: 24/09/2015

VI.4.2.04. Un cristiano de hoy día, siglo XXI. 2ª parte.

 

Hemos dividido este testimonio en tres partes. Esta es la 2ª. Es la presentación que hace de sí mismo un Jesuita asturiano, Enrique Figaredo. Unas preguntas: ¿Está loco este hombre de unos 50 años, en la plenitud de la capacidad mental y de iniciativa, de familia rica e influyente, dedicándose a una labor que de darle algo serán trabajo y disgustos? ¿Vivirá amargado? ¿Será un pobre tonto engañado por la “religión católica”? …

Con respecto al proyecto de las sillas de ruedas(1): Produjimos más de 4.000 en 5 años. El equipo de 15 mutilados graduados de nuestra escuela de oficios en los talleres de “Banteay Prieb” (la casa de la Paloma) ha trabajado incasable y creativamente produciendo esta silla con tres ruedas. Hecha principalmente de madera, con un diseño local, la hemos hecho llegar a los rincones más remotos de Camboya con nuestros equipos de “out reach” compuestos principalmente por mutilados. Son muchas las historias y los rostros que le vienen a uno cuando habla de la silla. La silla nos ha hecho llegar a gente muy necesitada, responder a un problema muy básico: la movilidad. La silla ha transformado sus vidas, les ha hecho independientes o al menos, menos dependientes. Y también muy importante para nosotros ha sido conocerlos, ser sus amigos y establecer una relación para poder acompañarlos en sus comunidades y contribuir a rehacer sus vidas y respondiendo también a otras necesidades urgentes por medio de diferentes ayudas que incluyen la educación informal, alfabetización, pequeños créditos… el seguimiento del beneficiario de la silla de ruedas ha sido clave en el desarrollo de nuestros servicios en Camboya.

La Campaña para la eliminación de las minas antipersona, tanto camboyana como internacional, ha sido también un trabajo en el que hemos puesto mucha ilusión, horas, inteligencia y energías. Durante esos años fuimos teniendo resultados por encima de lo que nos esperábamos. En Camboya, donde batimos los records mundiales, teniendo más de una mina por persona (10 millones de personas, unos 10 millones de minas), una persona de cada 236, heridas por las minas. En el año 1997 tuvimos más de 2.000 víctimas, más de 5 por día. El uso socialmente está desaprobado, es decir hay una conciencia social de la maldad de este artefacto, que no había antes, y legalmente, el gobierno y el parlamento ha prohibido tanto para el ejercito como para los civiles su uso e importación. Las labores de deminaje son muy extensivas y el proceso de destrucción cada vez es mayor. Internacionalmente la captación de fondos para todo ello por la solidaridad internacional es muy significativa. El tratado internacional de Ottawa en diciembre de 1997, la concesión del Nobel de la Paz a la Campaña son logros que nos animan y nos hacen ver el futuro con más esperanza, pero no con falta de trabajo.

¿Es necesario “ser así” más o menos para ser un buen cristiano del siglo XXI? ¿Os parece que estas sillas erán entregadas sólo a los católicos? ¿Por qué sí o por qué no?

Padre nuestro, que estás en el cielo;
Santificado sea tu Nombre.
Venga a nosotros tu reino.
Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.
Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en la tentación.
Y líbranos del mal.

Amén

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
Ruega por nosotros, pecadores,
Ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

(1) Sillas de ruedas: en Camboya quedaron los campos “sembrados” de bombas antipersona tras la guerra del Vietnam. Están ocultas, enterradas en tierra y explotan al pisar encima. Habitualmente destroza las piernas de quienes las pisan, con gran frecuencia niños mientras juegan.