Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 45
Visitas Totales: 32208
Desde: 24/09/2015

VI.4.1.06. ¿Qué es eso del Juicio Final?

San Mateo narra una parábola sobre el Juicio universal de Dios… Es como decirnos los “criterios de evaluación” de la asignatura “Ser cristianos” y, más genéricamente, “Ser seres humanos”(1). La redacción evangélica se ajusta al estilo bíblico, grandioso.

Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria acompañado de todos sus ángeles, entonces se sentará en su trono de gloria. Serán congregadas delante de él todas las naciones, y él separará a los unos de los otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos. Pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda.

Entonces dirá el Rey a los de su derecha: “Venid, benditos de mi Padre… Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero, y me acogisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a verme.”

Entonces los justos le responderán: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; o sediento, y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos forastero, y te acogimos; o desnudo, y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte?”

Y el Rey les dirá: “En verdad os digo que cuanto hicisteis a unos de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis.”

Entonces dirá también a los de su izquierda: “Apartaos de mí, malditos… Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; era forastero, y no me acogisteis; estaba desnudo, y no me vestisteis; enfermo y en la cárcel, y no me visitasteis.”

Entonces dirán también éstos: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento o forastero o desnudo o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?”

Y él entonces les responderá: “En verdad os digo que cuanto dejasteis de hacer con uno de estos más pequeños, también conmigo dejasteis de hacerlo.”

Miguel Ángel pretendió retratar el Juicio Final en la Capilla Sixtina del Vaticano. Como pintura, es grandiosa; como “retrato”… ¡Es difícil imaginar a Jesús como él lo pinta! Tampoco importa. Interesa más la evaluación: cómo entiende Jesús qué es ser cristianos y seres humanos.

¿Cuáles son los criterios de evaluación que da Jesús para ser cristianos? ¿Son la misa dominical, la primera comunión, etc.? Pero entonces ¿No tiene importancia ir a misa, recibir los sacramentos, etc.?

Dialogar sobre esta cuestión será una gran “evaluación oral compartida del cristianismo” que “adorna” a cada uno y al conjunto.

(1) (Los “criterios de evaluación” definen las “cosas” que el alumnado debe saber hacer para que el profesorado pueda asegurar que ha alcanzado los objetivos propuestos y en qué grado para calificarlo.)