Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 20
Visitas Totales: 31766
Desde: 24/09/2015

VI.4.1.04. … os examinarán de la misericordia.

(Si se estima necesaria la lectura evangélica, Mt. cap. 25)

San Mateo describe el “juicio final” propuesto por Jesús. Parece que los seres humanos necesitamos este “Juicio final”, este acto de Justicia universal. Sólo Dios puede realizar este juicio. Jesús describe en una especie de parábola apocalíptica cómo será ese “Juicio final” y da una orientación muy fácil de entender sobre los criterios del Juez Supremo.

En esta “sesión final de evaluación” el criterio a aplicar para “calificar” es la mar de sencillo de entender y “aplicar”: ¿Ayudas mucho? Sobresaliente. ¿Te importan un rábano los demás? Suspenso. Ni siquiera se alude a la religión profesada, su situación social, etc. sólo si fue compasivo y ayudó a quienes sufrían. Introducir este criterio de evaluación es proponer una auténtica revolución social.

Jesús dice más y muy notorio: “Lo que hicisteis por uno de éstos… conmigo lo hicisteis”… Es “esencia” de cristianismo. Vale para cualquier religión o, incluso, sin ninguna. La práctica religiosa es más, por supuesto. Pero esto es lo “esencial” y común a todas las religiones y grupos sociales.

En la escena, “gentes de toda raza, pueblo y nación”, pero sólo dos grupos:

  • Quienes han hecho por los demás lo que han podido “porque a mí me lo hicisteis”… “Venid, benditos…”
  • Quienes vivieron para sí mismos, indiferentes al sufrimiento de los demás y ahora son rechazados. “Marchaos, malditos…”

Observemos: Toda la Humanidad junta (¡eso sí que es una asamblea!) y nada de grandes palabras: justicia, democracia, etc. Sólo cosas tan concretas como agua para el sediento, pan para el hambriento, visita a los enfermos, a los presos, etc. La sentencia de Jesús la entiende cualquiera. No hace falta ni saber leer. Jesús apenas emplea la palabra “amor”; para Él, “amar” es ayudar, visitar, compadecer, etc. Según este pasaje evangélico, queda claro que se trata de “prácticas” no de “teoría”.

Síntesis de la evaluación: Amamos a Dios haciendo el bien concreto a los demás. No amamos a Dios a base de discursos, declaraciones, reuniones… que están muy bien… pero no es lo esencial para “aprobar con nota”. Un ejemplo breve: Jerzy Popiełuszko fue un sacerdote polaco asesinado, martirizado, bajo el régimen ruso. Unas palabras de su madre:

«La muerte de Jerzy ha sido para mí el dolor más grande. Pero no juzgo a nadie. Dios juzga. La alegría más grande será para mí cuando las personas que mataron a Jerzy se conviertan».

 ¿Qué nota le ponemos a esta mujer en la “evaluación final”? ¿Qué ocurriría si los “poderosos” (a cualquier nivel de poder) en el orden político, económico, de pensamiento, etc. se aplicasen estos “criterios de evaluación”?

Padre nuestro, que estás en el cielo;
Santificado sea tu Nombre.
Venga a nosotros tu reino.
Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.
Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en la tentación.
Y líbranos del mal.

Amén

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
Ruega por nosotros, pecadores,
Ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.