Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 111
Visitas Totales: 31657
Desde: 24/09/2015

VI.3.5.06. ¿Es esto morir o irse al cielo? Un ejemplo desde EEUU.

¿Quedan católicos creyentes de verdad? Transcribo un botón de muestra: parte de una carta desde USA, Houston. Esta mujer mira la vida, que se le escapa lentamente, con la mirada de Jesús. ¿Alguien negará la fuerza del Espíritu Santo?

Hace tiempo que quería ponerle unas líneas… He cumplido 50 años en el mes de Agosto. Preparé una celebración Religiosa en casa como antesala de la fiesta, ya que deseaba celebrar mi vida, la vida en sí. Dar gracias a Dios por estos 50 años que me está permitiendo vivir, rodeada de mi esposo, mis hijas, mi futuro yerno, y mis buenas amistades. Soñé con esta Celebración, tuvimos 30 personas en casa. Hubo lecturas, cantos, participación general, reflexión, la comunión, la mayoría de mis alumnos de Español son Ministros de Eucaristía, y también fue el cura, que era mi alumno. Fue en verdad una preciosa celebración… utilicé los símbolos de luz y agua como vida, y la música  adecuada. Todos cantamos,  participamos en todo, no  fue un “monólogo”… siempre puse mucha atención en lo que y cómo lo hacía. Él (un marista amigo suyo) y yo seguimos trabajando sobre el desarrollo de mi espiritualidad, aceptación, paz, humildad, abandono en manos del Señor y la Madre que nos esperan a cada uno de nosotros con los brazos abiertos, dándonos una calurosa bienvenida al finalizar nuestro paso por este mundo. El  trabajo que realizo con él solo terminará cuando el  tiempo de bajar del tren de la vida haya llegado.

… Me es difícil el expresar con palabras estos sentimientos… Esa noche de Celebración me volvieron a dar los Santos Óleos en comunidad, como debe ser dado que este sacramento es de personas vivas, no de los que ya se fueron. Mi familia me apoyó…, mis hijas se encargaron de todos los detalles “administrativos” de cena y demás… la Celebración… en inglés… creo sin temor a equivocarme, que estuvo muy bien, aunque me esté tirando “flores”, pues, de vez en cuando, hay que echarse algún  que otro ramito.

Me estoy muriendo, Hermano… nuevamente en el hospital… la cuarta vez en tres meses. El día de mi cumpleaños, al terminar la Celebración, pude bailar dos piezas con mi marido,  un Vals Peruano, y  parte de otra canción, pero colapsé (me desmayé).  Él, amorosamente me llevó en brazos a mi habitación, seguido por mis hijas y mi futuro yerno;  no pude cortar mi pastel de cumpleaños; acabé en el hospital esa noche… Nuestros invitados se marcharon… pero tuve lo más importante que el baile y la bulla: La Celebración de Acción de Gracias. Eso fue lo más importante. Dios me permitió tenerla, por lo cual le estoy sumamente agradecida.”

La carta sigue. ¿Qué es lo que más te ha impresionado? ¿No te ha impresionado nada, nada… ver cómo afronta la muerte una mujer católica aun joven y feliz?

Padre nuestro, que estás en el cielo;
Santificado sea tu Nombre.
Venga a nosotros tu reino.
Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.
Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en la tentación.
Y líbranos del mal.

Amén

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
Ruega por nosotros, pecadores,
Ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.