Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 20
Visitas Totales: 31766
Desde: 24/09/2015

VI.1.2.01. Fe y Ciencia.

Entró en la sala un hincha del Real Madrid. “¡Ese árbitro! ¡La falta fue del otro!”… hasta que le hicimos notar que los que vestían de blanco eran los contrarios. Él mismo se partía de risa… Cada uno ve las cosas del color de su cristal. Ver o no ver “la” Verdad depende más de una actitud personal previa (sentimientos) que de los ojos mentales (razón).

Fe y Ciencia son compatibles. Una misma persona puede ser un gran científico y un gran creyente. Esta persona sabrá perfectamente en qué campo “está jugando” en cada momento. “Los científicos actuales no son creyentes”. No es cierto. Hay estudios sociológicos recientes que han encontrado que más del 50 % de los cientícos son creyentes. Pasaba lo mismo en otro estudio de 1914. (1)

Un ejemplo de “juego científico”“Los niños y las niñas se diferencian en sus gustos de juego porque desde pequeñitos se les dan juguetes sexistas”. Experimento: Dieron muñecas a niños varones… ¡que en poco tiempo les habían arrancado las cabezas para jugar al fútbol con ellas! De ese experimento no puede deducirse nada. Como mucho, podría conducir a otra hipótesis que, a su vez, habría que demostrar. Ejemplo: “Las diferencias de gustos de niños y niñas a la hora de jugar está basada en la misma naturaleza sexuada del ser humano”.

Así “se juega” en el campo de las Ciencias. En el campo de la Fe también hay búsquedas de explicaciones, de historia de las creencias, etc. Pero todo eso importa poco al creyente. Él cree sin demostraciones. Se basa en testimonios vitales de creyentes anteriores de los cuales ha recibido la fe que, a su vez, transmite a los siguientes. El primer creyente cristiano fue Jesús de Nazaret. Su testimonio acerca de un solo Dios, Padre de todos, etc. fue llevado al extremo de dejarse matar, ¡y crucificado!, por no ceder a las presiones de las autoridades “para que se callase, que lo importante era cumplir la Ley de Moisés.” La “fe-confianza” en Jesús da sentido a la vida; da a los cristianos razones para vivir ¡y para morir! En “el campo” de la fe no se juega a “demostrar” nada. Eso se haría, si acaso, en la Teología… Pero el razonamiento no da la fe. En la fe, hay “señales” (ejemplo: el gran número de personas que “entregan su vida” por ser fieles a Jesús), no “experimentos”.

Ocurre lo mismo con las Ideologías (marxismo, liberalismo…). Muchas personas saben poquísimo de la “doctrina” marxista. Pero se dejarían arrancar el pellejo por defenderla… Esa “postura vital” es también fe, no ciencia sociopolítica… A esta “fe ciega” en lo que sea lo llamamos fundamentalismo. Pero que la fe no busque demostraciones no significa que sea irracional o absurda.

Padre nuestro, que estás en el cielo;
Santificado sea tu Nombre.
Venga a nosotros tu reino.
Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.
Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en la tentación.
Y líbranos del mal.

Amén

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
Ruega por nosotros, pecadores,
Ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

(La tabla de la página siguiente puede ayudar a aclarar ideas. No es un “momento de reflexión – oración.)

(1) Sociológicamente es más importante poder comparar ese porcentaje con el de la población general. Lo aclaramos en la tabla siguiente:

Población general:creyentes Científicos creyentes Significado del dato
50 % 50 % Ninguno. Los científicos, como los demás.
75 % 25 % La Ciencia “aleja” de Dios
20 % 80 % La Ciencia lleva a Dios.

Pero no olvidemos que estos datos siempre serían “datos estadísticos” sobre la creencia de la gente en general comparada con los centíficos; nunca serían “demostraciones” de nada.