Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 111
Visitas Totales: 31657
Desde: 24/09/2015

VI.1.1.2. Continuidad de vida: Jesús, primeros cristianos, cristianos actuales.

La mayoría de nosotros fuimos un día bautizados; “cristianados”, se decía antes. Sin embargo, a comienzos de este siglo XXI, muchos bautizados son meros espectadores. Mal. “Jugamos” todos. Todos somos necesarios, aunque nadie es imprescindible. Así sucedió en las primeras comunidades cristianas. Desde ellas hasta nosotros hay continuidad de vida cristiana, aunque las circunstancias históricas se parezcan poco.

Tenemos que seguir siendo “contagiosos” como los primeros cristianos: contagiar a quienes no quieren escuchar a Jesús. Eso es hacer efectivo nuestro bautismo, es seguir evangelizando, es ponerles vida a las palabras de Jesús: Amaos…, haced vosotros lo mismo…, perdonad…, id y anunciad… Nuestro bautismo no es un rito inútil que hicieron sobre nosotros. No. El bautismo supone estar en el mundo como seguidores de Jesús. ¿Se nos nota?

¿Es necesario ser “predicadores” para “contagiar” nuestro cristianismo? Hay muchas maneras de “predicar”. La más efectiva es, desde siempre, el ejemplo. Un caso cualquiera: Tenéis amistad con los vecinos del mismo piso. Ellos nunca muestran tener fe alguna. Tu familia, sí. Si os ven ir a misa todos los domingos, que hacéis donativos a Cáritas, que hacéis y pedís favores con naturalidad, que si algún día hay una discusión enseguida renace la sonrisa, etc. Esto es la mejor predicación.

Señor, somos cristianos del siglo XXI. Necesitamos como antes y quizá más, el agua transparente de tu Gracia y tu Palabra, tus ideas. Necesitamos seguir construyendo tu Iglesia, prestando más atención todavía a los silenciados y explotados de esta aldea común que es la tierra. Empezando por los más próximos a cada uno de nosotros tenemos que saber o aprender a perdonar, a defender a los maltratados de cualquier forma, a defender a los “débiles sociales” de quienes casi nadie se ocupa, tenemos que ayudar a los compañeros cristianos que se ocupan de ellos, ¡al menos eso!… Ayúdanos, Señor, a ser voz de los que no tienen vozsonrisa para los que se sienten solos o despreciados, corazón cálido para los que sufren (Ejemplo, ¿Por qué no una visitilla a un hospital de terminales, o a un asilo de ancianos, o a un hospital infantil, o a una institución de disminuidos…?) Fuerza, Señor. Amén. Así sea.