Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 59
Visitas Totales: 32014
Desde: 24/09/2015

IV.5.7.00.bis. Descendimiento de la cruz.

Los crucificados tardaban dos o tres días en morir. Sufrimiento espantoso. Sus gritos aterrorizaban a la gente. Ese era un objetivo del castigo. Pero Jesús tardó sólo unas tres horas en morir en la cruz debido a la tortura previa de la flagelación. Era el atardecer. Para los judíos comenzaba ya el sábado. Romper a mazazos las piernas de los crucificados era otra maldad. Los huesos rotos duelen brutalmente; estando colgados de la cruz, este dolor tenía que ser insoportable.

Texto de San Juan:

“Los judíos, como era el día de la Preparación, para que no quedasen los cuerpos en la cruz el sábado – porque aquel sábado era muy solemne – rogaron a Pilato que les quebraran las piernas y los retiraran. Fueron, pues, los soldados y quebraron las piernas del primero y del otro crucificado con él. Pero al llegar a Jesús, como lo vieron ya muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le atravesó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua. El que lo vio lo atestigua y su testimonio es válido, y él sabe que dice la verdad, para que también vosotros creáis…Después de esto, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, aunque en secreto por miedo a los judíos, pidió a Pilato autorización para retirar el cuerpo de Jesús. Pilato se lo concedió. Fueron, pues, y retiraron su cuerpo. Fue también Nicodemo – aquel que anteriormente había ido a verle de noche – con una mezcla de mirra y áloe de unas cien libras. Tomaron el cuerpo de Jesús y lo envolvieron en vendas con los aromas, conforme a la costumbre judía de sepultar. En el lugar donde había sido crucificado había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo, en el que nadie todavía había sido depositado. Allí, pues, porque era el día de la Preparación de los judíos y el sepulcro estaba cerca, pusieron a Jesús”.

Llamamos imágenes de “La Dolorosa” o de “La Piedad” o “Las Angustias” a las imágenes que representan a la Santísima Virgen con Jesús muerto en sus brazos al pie de la cruz. Muchas de estas imágenes colocan en el pecho de María un corazón con siete espadas. Alude a los “siete dolores” (número simbólico) espirituales de la Santísima Virgen.

También dio lugar esta estampa a un himno mariano grandioso, el “Stabat Mater”. Damos una imagen de Gregorio Hernández y unas estrofas en latín y español del “Stabat Mater”.

Stabat mater dolorosa
juxta Crucem lacrimosa,
dum pendebat Filius.

Cuius animam gementem,
contristatam et dolentem,
pertransivit gladius.

O quam tristis et afflicta
fuit illa benedicta
Mater Unigeniti.

Quae moerebat et dolebat,
Pia Mater cum videbat
Nati poenas incliti.

Estaba la Madre dolorosa
junto a la Cruz, llorosa,
en que pendía su Hijo.

Su alma gimiente,
contristada y doliente
atravesó la espada.

¡Oh cuán triste y afligida
estuvo aquella bendita
Madre del Unigénito!

Languidecía y se dolía
la piadosa Madre que veía
las penas de su excelso Hijo.