Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 113
Visitas Totales: 31659
Desde: 24/09/2015

IV.5.6.16. Significado de Jesús crucificado: una canción de Kairoi

El grupo Kairoi grabó varias canciones en una cinta titulada “SEÑOR DE LOS POBRES. SEÑOR DE LA HISTORIA”. La presentan así:

Al componer estas canciones, expresión de nuestra vivencia de la fe, no hemos podido olvidar la cruda realidad de los que, en una sociedad estructuralmente injusta, ocupan el lugar de los perdedores. Ellos son un aldabonazo permanente a nuestra conciencia. Ignacio Ellacuría, voz y rostro de miles de mártires anónimos, lo formuló acertadamente — y lo firmó con sangre —: “La existencia de tres mil millones o más de hombres, no sólo indigentes y pobres, sino empobrecidos y oprimidos, es una llamada a la conversión y al cambio de rumbo.”

Cantamos e intentamos vivir como seguidores de Jesús, cuyo evangelio encarna el amor misericordioso que toma partido por los últimos.

¿Acaso podría vivirse la fe de otra manera en ESTE mundo?

Mientras se escucha esta canción, unas preguntas: “Comprendo qué es seguir a Jesús ¿pero hasta dónde he de llegar yo?” “Si quiero ser un ciudadano normal y corriente, ¿puedo seguir también a Jesús? ¿Cómo? ¿Qué hacer?” “Siendo así, normal, sin deseos de cambiar el mundo ¿cómo puedo contribuir a solucionar los problemas… las terribles injusticias de la sociedad actual?”

La letra de la canción es la siguiente:

Ahí estás colgado de un madero.
Ahí estás y nos dices: No temáis.
Ahí estás sufriendo tu agonía.
Por qué estás ahí.

CRISTO, CRISTO, HOY NOS DAS TU VIDA, NOS DAS TU AMOR.

Hoy siento cómo gimes.
Hoy siento cómo lloras.
Hoy siento cómo deja de latir tu corazón.
Hoy mueres con el preso y sangras
con el niño sólo y sin amor.
CRISTO, CRISTO, HOY NOS DAS TU VIDA, NOS DAS TU AMOR

Hoy mueres con el pobre,
sangras con el enfermo que sufre el dolor.
Caes con el oprimido y con el drogadicto.
Tú mueres hoy, Señor.

CRISTO, CRISTO, HOY NOS DAS TU VIDA, NOS DAS TU AMOR.

Hoy mueres en las calles perdido en cualquier banco.
Y lloras en las plazas donde se venden los cuerpos.
Mueres por mi egoísmo, mueres por mi apatía.
Lloras la indiferencia que consume nuestra vida.

CRISTO, CRISTO, HOY TÚ MUERES POR AMOR