Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 112
Visitas Totales: 31658
Desde: 24/09/2015

IV.5.5.01. Azotado hasta la muerte. La tortura del débil.

Recordemos la situación. Pilatos veía que Jesús no podía ser reo de muerte según el Derecho Romano. Pero es lo que le pedían las autoridades judías. Habla con Jesús, quizá con la idea de poder defenderlo. Hace dos intentos más para salvarlo: flagelación y disyuntiva con Barrabás. Se decide, no por justicia sino por conveniencia política, por la flagelación y libera a Barrabás.

La flagelación era castigo de esclavos. Jesús no era ciudadano romano, pero tampoco esclavo de nadie. Con la flagelación no solucionaba su problema de conciencia… por mucho que se lavase las manos públicamente. Como tantas veces en la historia, anterior y posterior, el débil termina pagando la insensatez del verdadero débil, el “poderoso” que no se atreve a decidir en justicia lo que su conciencia le presenta como verdad.

Cuando se estenó la película “La Pasión de Cristo”, de Mel Gibson, se criticó la escena de la flagelación por excesivamente realista. Un abogado amigo, creyente, decía que “él no vería la película”; los romanos aplicaban lo de los“cuarenta azotes menos uno”… Los romanos con los ciudadanos romanos, sí; con los demás, les importaba un bledo. Lo de no ver la película por eso… me sonó “a otra cosa”: canguelo…

¿Pudo ser “flagelación a muerte”? Sí. No era raro. Los crucificados podían tardar dos o tres días en morir. Jesús murió enseguida, unas tres horas. No le rompieron las piernas. Se aseguraron de su muerte atravesándole el pecho de una lanzada. Tan escaso tiempo en morir puede explicarse por una flagelación brutal.

¿Por qué permitió el buen Padre Dios tal ensañamiento con Jesús? ¿Tendrá algo que ver con aquello de que Jesús se solidarizó con todos, todos, los seres humanos? ¿No estamos hartos de ver injusticias por todas partes, “en nuestra aldea tierra”?

¿Cómo “vio” María la flagelación de su Hijo? La película pone una escena escalofriante: Ella y María Magdalena tratando de recoger la sangre de Jesús… Pidámosle a nuestra Buena Madre que limpie nuestras heridas espirituales, que nos dé valentía para seguir a Jesús hasta donde haga falta, hasta donde nos parezca que nos pide el ángel de nuestra anunciación, que nos ayude a superar los miedos a los sacrificios que nos lleguen, a no tener miedo al sufrimiento sino al pecado, a las decisiones insensatas de ofender a Dios ofendiendo o traicionando a nuestro prójimo.

Vídeo “La flagelación de Jesús”(De “La Pasión de Cristo”, de Mel Gibson. Es posible que haya personas incapaces de ver esta escena. Quien dirige, decide.)