Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 66
Visitas Totales: 32113
Desde: 24/09/2015

IV.5.1.05. Rezar a María en el dolor…

Si nos diesen a elegir entre un sufrimiento físico fortísimo y un dolor moral, espiritual, trágico ¿qué elegiríamos? Ambos podemos sufrirlos. El cine, con gran frecuencia, nos muestra técnicas para producir dolor físico de increíble brutalidad. Divertido e inhumano.

El dolor moral es menos espectacular… pero igual de efectivo: secuestrar, amenazar de tortura y muerte a seres queridos, etc. es muestra también de una capacidad de crueldad que sólo el ser humano puede realizar.

A Jesús se le acumularon ambos sufrimientos en Getsemaní: la previsión del dolor físico y el dolor moral: la duda de si merecía la pena ofrecer a la humanidad una “salvación” que, muchísimas personas, ni entenderían y menos desearían. Aceptaba la voluntad de su Dios y Padre… pero le costaba. Su temor no le llevó al desmayo pero sí a sudar sangre, un fenómeno raro, pero posible.

¿Cómo vivió María, su Madre, la angustia de su Hijo? Podemos imaginar algo… Necesitaríamos hacer nuestra vida con la misma intensidad de amor y obediencia a Dios de María. Pero cuando nos dirijimos a ella en circunstancias difíciles, angustiosas, deprimentes, de las que hacen dudar del sentido de la vida… sabemos que nos dirigimos a una persona de carne y hueso, que pasó por situaciones similares, que les vio sentido y ofreció al Padre Dios por todos los seres humanos que sufren.

La canción siguiente es una invitación a rezar con María, nuestra Buena Madre.

TÚ ESTÁS CERCA 

Tú eres Madre, estás aquí,
me acompañas y me cuidas con amor.
Tú eres Madre, estás aquí,
y me ayudas como Tú a decir sí.

TÚ ESTAS CERCA, JUNTO A MÍ
Y EN SILENCIO VAS ORANDO
ANTE EL SEÑOR.
TÚ ERES MADRE DEL AMOR
VIVES CERCA DE LOS HOMBRES,
DEL DOLOR.

En las calles de la ciudad,
en la gente que trabaja por su pan,
vives, Madre, en el hogar
de la gente de sencillo corazón.

En los niños y en la flor,
en el joven que posee una inquietud,
vives, Madre, dando paz
al anciano que te reza en soledad.