Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 59
Visitas Totales: 32014
Desde: 24/09/2015

IV.4.3.3. Ejemplo extremo de servicio y confianza en la Providencia de Dios. Altern.

La reflexión de hoy es una noticia periodística.

El Cottolengo del Padre Alegre.
http://www.religionenlibertad.com/imagenes/sp.gif
Sólo viven de lo que Dios les hace llegar. 1 agosto 2011. (Álex Rosal/ReL)
http://www.religionenlibertad.com/imagenes/sp.gif
¿Puede una institución de la caridad que acoge a enfermos incurables, y sin recursos, vivir sin pedir nada a nadie? Aunque para la mentalidad de este mundo sería algo inconcebible, estas religiosas saben lo que es estar «amparados por la Providencia». Lo vienen experimentando desde hace muchos años.

Los principios fundacionales del Cottolengo del Padre Alegre son muy claros: «Queremos vivir colgados de Dios, al amparo de su Providencia. Él sabe lo que necesitamos. Por eso nuestra casa es casa de oración».

Por eso no tienen subvenciones y no piden ni aceptan nada que sea fruto de petición. Sólo viven de lo que Dios les hace llegar. Y así lo está haciendo desde 1932, con la fundación de la primera casa en Barcelona.

Hace poco, una de las religiosas que atienden a los enfermos en el Cottolengo de Madrid, informó un tanto sobresaltada a la Superiora de la falta de frutas y verduras de la despensa. «Son las diez de la mañana y apenas tenemos nada que dar a nuestros enfermos». La Superiora le respondió suavemente: «Tenga fe, vaya a la capilla y pida al Señor lo que necesita; ya verá como no le falla». A las dos de la tarde, con el nerviosismo lógico por la falta de comida, aparecía un camión repleto de alimentos.

Una fundación por tramos.

El jesuita Padre Alegre Pujals conoció la obra de San José Benito Cottolengo, en Turín, y lo que más le impresionó fue «la confianza en Dios como único apoyo de aquella Institución» y, eso era, precisamente, lo que quería comenzar en Barcelona: una casa que acogiera a los enfermos que nadie quiere y que no tienen recursos. Pero no pudo verlo personalmente. Poco antes de morir (1930) pidió a un seglar,Romualdo Zaragoza, que fundara esa institución.

Nueve casas en el mundo.
En la actualidad, 2011, el Cottolengo del P. Alegre tiene 9 casas en el mundo. Seis en España (Barcelona, Valencia, Madrid, Santiago de Compostela, Las Hurdes, Alicante), dos en Colombia (Buenaventura y Popayán) y una en Portugal (Lisboa).

Enfermos incurables y muy pobres
Las religiosas que atienden estas casa dicen que procuran ser «testigos del amor de Dios presente en el mundo. El Cottolengo es una familia». ¿Los requisitos para entrar en la familia del Cottolengo? Son muy estrictas las religiosas: La enfermedad que tengan debe ser incurable y, además, ser pobres de solemnidad.

En 1939, nacía en Barcelona la Congregación religiosa de Hermanas Servidoras de Jesús. Su fundadora, Dolores Permanyer i Volart, definiría su carisma como «entregar la vida al servicio de Jesucristo en el hermano pobre y enfermo más necesitado, formando con él una familia que quiere vivir total y filialmente confiada en el amor de Dios, Padre Providente, y en adoración constante a Cristo, el Señor, en el Misterio de la Eucaristía».