Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 59
Visitas Totales: 32014
Desde: 24/09/2015

IV.4.1.10. Cordero pascual. Confirmación del nuevo Reino.

 

Fiestas pascuales judías del año 30, las últimas que celebró Jesús. Lleva ya tiempo predicando una nueva manera de vivir y convivir los seres humanos: formando el “nuevo pueblo de Dios”; que el pueblo judío es el predecesor; que no debe haber más que un Reino y un Rey, el Dios y Padre de todos; que el premio para cada uno y para todos será la acogida de Dios en “su casa”…

Cuando una persona se juega la vida es que en ella hay mucho más que palabras. Ejemplo: El joven chino aplastado por los tanques del ejército de su nación dejó en la plaza de Thianamen una semilla de libertad que germinará más bien pronto que tarde. Seguro. ¿Habría “nacido” el cristianismo si Jesús hubiese rehuído su muerte? Seguro que no. Sin olvidar jamás que Jesús era el mismo Dios hecho ser humano.

Fijémonos en el paralelismo de las celebraciones rituales:

Mientras el pueblo judío, sus 12 tribus, celebra la fiesta de la “Pascua” (“Paso” liberador del Mar Rojo) con la comida ritual del “cordero pascual”,

Jesús celebra una Nueva Pascua, Paso de la muerte (mal, pecado…) a la vida en el Reino de Dios (liberación universal del mal). Él en persona es el “cordero sin mancha” (1) ritual de la nueva Pascua. Se rodea de 12 Apóstoles. Su resurrección es la culminación del “paso” de la esclavitud del pecado a la libertad de los hijos de Dios.

Tras la resurrección, sus discípulos entendieron el significado de esta “cena pascual” especialísima, querida y buscada y preparada por Jesús con cuidado. Enseguida Jesús fue llamado “Cordero Pascual” que quita los pecados del mundo, que “marcha a la cabeza del nuevo pueblo de Dios en el paso de la muerte del mal y pecado a la vida en el Reino”.

Una pregunta indiscreta: Jesús dio sentido a su muerte ¿qué sentido das tú a tu vida: Vivir lo mejor posible caiga quien caiga… o ser un miembro activo y positivo de la sociedad? ¿”Servirás” en el sentido cristiano? (¡Ojo! “Servir” en sentido cristiano no es sólo irse de misionero… También ¡y muy necesario! es ser un buen profesional, un buen padre o madre de familia, un buen ciudadano, “un o una buena estudiante”, etc.)

Padre nuestro, que estás en el cielo;
Santificado sea tu Nombre.
Venga a nosotros tu reino.
Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.
Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en la tentación.
Y líbranos del mal.

Amén

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
Ruega por nosotros, pecadores,
Ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

(1) El cordero que sacrificaban las familias judías para celebrar la Pascua tenía que ser de un año, blanco, sin mancha alguna.