Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 112
Visitas Totales: 31658
Desde: 24/09/2015

IV.4.1.05. Última cena. San Lucas. ¿Para qué están los amigos?

Llegó el día de los Ázimos (1), en el que se había de sacrificar el cordero de Pascua; y envió a Pedro y a Juan, diciendo: «Id y preparadnos la Pascua para que la comamos.» Ellos le dijeron: «¿Dónde quieres que la preparemos?» Les dijo: «Cuando entréis en la ciudad, os saldrá al paso un hombre llevando un cántaro de agua; seguidle hasta la casa en que entre, y diréis al dueño de la casa: “El Maestro te dice: ¿Dónde está la sala donde pueda comer la Pascua con mis discípulos?” El os enseñará en el piso superior una sala grande, ya dispuesta; haced allí los preparativos.» Fueron y lo encontraron tal como les había dicho, y prepararon la Pascua.

Esta narración de San Lucas se refiere a la preparación de la última cena de Jesús con sus Apóstoles el día antes de morir. Es la institución de la Eucaristía y del sacerdocio. Pero hoy nos fijamos en esta primera parte. Parece claro que el “dueño de la casa” tiene que ser amigo muy personal de Jesús. Los discípulos no lo conocen. El hecho de que tenga criados, casa con una sala grande, etc. indica que es persona rica.

Jesús mostró preferencia por los más despreciados. Habló contra las riquezas “que impiden entrar en el Reino de Dios”, contra los que ponen su corazón en las riquezas materiales y ni comparten ni esperan nada de los demás. En los evangelios se nombran varias personas “importantes”: Lázaro, Marta y María eran “gente bien”. Nicodemo y José de Arimatea, accedieron fácilmente al Gobernador para bajar de la cruz a Jesús y enterrarlo; tenían que ser personas relevantes. Etc.

En el mundo actual ¿solamente los curas, monjas y cuatro chiflados más pueden ser católicos? Una anécdota minúscula: En circunstancias ajenas a mi trabajo y situación actual, conocí a una mujer joven. Salió el tema de sus convicciones religiosas; me comentó: “Sí, soy creyente; pero no vayas a pensar que soy una Teresa de Calcuta…”. Esta respuesta me hizo pensar.

Días después y mientras tomábamos café, coincimos en una idea: Que hoy día, además de Teresas de Calcuta, son necesarias muchas personas, católicas convencidas, cultas, muy preparadas (ella misma ejerce una profesión muy importante en las empresas) capaces de ejercer su profesión con gran prestigio y honradez a prueba de todo…

(Una idea más: A lo largo de la conversación me habló de que conocía a una chiquita de 13 años, familia rica, padres en proceso de separación. Manejada por su madre, la niña propaló una calumnia contra su padre. Cuando mi amiga le hizo notar que esas cosas no podían hacerse, la niña se encogió de hombros y respondió: “Yo no tengo conciencia”. ¡¡¡…!!! ¿Puede vivir alguien sin importarle un comino los demás… o desperdiciando sus posibilidades de ser una persona muy valiosa en la sociedad? Siga pensando cada uno y… ¡manos a la obra!)

Padre nuestro, que estás en el cielo;
Santificado sea tu Nombre.
Venga a nosotros tu reino.
Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.
Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en la tentación.
Y líbranos del mal.

Amén

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
Ruega por nosotros, pecadores,
Ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

(1) Día de los ázimos: comían pan amasado sin levadura, “a-zimos”, en recuerdo de la salida de Egipto. Para entender estos pasajes hay que conocer la historia de la salida de Egipto del pueblo judío conducido por Moisés. Está en el libro Éxodo.