Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 59
Visitas Totales: 32014
Desde: 24/09/2015

IV.3.1.00. Entrada triunfal en Jerusalén. Narración evangélica.

Estas narraciones evangélicas han dado lugar a la celebración que llamamos Domingo de Ramos. También hay una alusión a este hecho en la misa, cuando decimos o cantamos el Sanctus: “Bendito el que viene en nombre del Señor”.

Tuvo que ser un hecho importante en la vida de Jesús. Lo cuentan los cuatro evangelistas. Damos la narración de San Lucas.

“Y habiendo dicho esto, marchaba por delante subiendo a Jerusalén. Y sucedió que, al aproximarse a Betfagé y Betania, al pie del monte llamado de los Olivos, envió a dos de sus discípulos, diciendo: «Id al pueblo que está enfrente y, entrando en él, encontraréis un pollino atado, sobre el que no ha montado todavía ningún hombre; desatadlo y traedlo. Y si alguien os pregunta por qué lo desatáis, diréis esto: “Porque el Señor lo necesita”.»

Fueron, pues, los enviados y lo encontraron como les había dicho. Cuando desataban el pollino, les dijeron los dueños: «¿Por qué desatáis el pollino?» Ellos les contestaron: «Porque el Señor lo necesita.» Y lo trajeron donde Jesús; y echando sus mantos sobre el pollino, hicieron montar a Jesús.

Mientras él avanzaba, extendían sus mantos por el camino. Cerca ya de la bajada del monte de los Olivos, toda la multitud de los discípulos, llenos de alegría, se pusieron a alabar a Dios a grandes voces, por todos los milagros que habían visto. Decían: «¡Bendito el Rey que viene en nombre del Señor! ¡Paz en el cielo y gloria en las alturas!»

Algunos de los fariseos, que estaban entre la gente, le dijeron: «Maestro, reprende a tus discípulos.» Respondió: «Os digo que si éstos callan gritarán las piedras.»

Al acercarse y ver la ciudad, lloró por ella, diciendo: «¡Si también tú conocieras en este día el mensaje de paz!»

San Juan añade este detalle:

“Esto no lo comprendieron sus discípulos de momento; pero cuando Jesús fue glorificado, cayeron en la cuenta de que esto estaba escrito sobre él, y que era lo que le habían hecho.

Pensemos: Jesús despertó un gran entusiasmo en la gente secilla. En cambio, en los poderosos despertó el temor y reaccionaron de la manera más brutal: matarlo.

¿Cómo reaccionas cuando “sientes la tentación de sacrificarte” por los demás, o por tu futuro, o por un mundo más justo…? Es evidente que hoy día se celebran muchas manifestaciones a favor o en contra de algo. Cuando el tema es religioso, en el fondo, en la forma o en ambos ¿asistes, si puedes, a la manifestación o… “resistes la tentación”? ¿Tienes idea de lo que es dar la cara por Jesús?

Padre nuestro, que estás en el cielo;
Santificado sea tu Nombre.
Venga a nosotros tu reino.
Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.
Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en la tentación.
Y líbranos del mal.

Amén

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
Ruega por nosotros, pecadores,
Ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.