Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 19
Visitas Totales: 31766
Desde: 24/09/2015

IV.1.0.02. Subida a Jerusalén. Su última lección de Sabiduría.

¿Qué es la Sabiduría?

Solemos asociar “sabiduría” con “inteligencia abstracta”, de pensamiento. Ahora se usa mucho también el concepto deInteligencia emocional: dominar el mundo de los sentimientos propios y ajenos para adoptar comportamientos positivos, creadores. Necesitamos ambas inteligencias para “saber vivir”. Una persona superdotada, ¿es “sabia” necesariamente? Hay que “mirar”. “Por sus frutos los conoceréis”.

Queda otro concepto de Sabiduría. San Juan empieza su evangelio hablando de la Palabra como expresión de la Sabiduría de Dios. “En el principio ya existía la Palabra, y aquel que es la Palabra estaba con Dios y era Dios…”. Unas líneas después, añade: “Aquel que es la Palabra estaba en el mundo… los que son del mundo no lo reconocieron. Vino a su propio mundo, pero los suyos no lo recibieron. En su Apocalipsis dice que Jesús es “alfa y omega”, primera y última letra del alfabetoEn la cultura griega entendían que con las letras se dicen las palabras y con las palabras, la Palabra, “se da existencia” a todo, se “dice todo”, se conoce todo, se sabe todo, se comprende todo.

Jesús expresó los misterios más profundos de Dios de forma muy sencilla para nosotros. Su vida humana fue modelo de sabiduría divina, de lo que Dios quiere para nosotros… aunque no lo comprendamos o nos parezca que lo que pide su voluntad no es sabio… sobre todo, si lo que nos pide es algo muy difícil. Por esto, la más importante y últimalección de Sabiduría que nos dio Jesús la impartió en Jerusalén, a donde fue sabiendo de antemano que allí su Padre Dios le pediría entregar su vida para “salvar” la vida de los hombres. Quizá esta lección sea difícil de comprender. Pero es peor la “práctica”… vivir tal como vivió y nos enseñó Jesús. Esta es una de las grandezas del Maestro Jesús: que para “practicar” su Sabiduría Divina no se necesita gran sabiduría humana: Teresa de Calcuta no era teóloga; el Cura de Ars no fue autorizado por su obispo a confesar porque “sabía tan poca teología…” (¡Puntería la de su obispo! ¡Media Francia fue a confesarse con él!); etc. El gran problema de la sabiduría de los maestros orientales de oración y espiritualidad es que hay que hacer cursillos… Para practicar la Sabiduría de Jesús basta querer.

Pidamos a nuestra Buena Madre María valentía para “saber” vivir.

Padre nuestro, que estás en el cielo;
Santificado sea tu Nombre.
Venga a nosotros tu reino.
Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.
Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en la tentación.
Y líbranos del mal.

Amén

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
Ruega por nosotros, pecadores,
Ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.