Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 66
Visitas Totales: 32113
Desde: 24/09/2015

III.4.6.19. Bienaventurados más bien los que escuchan la palabra de Dios.

El evangelio de San Lucas narra una anécdota bastante chocante a primera vista en la que se menciona a María.

Estaba Jesús rodeado de gente que escuchaba sus enseñanzas. Una mujer, llena de entusiasmo, gritó: “¡Dichoso el vientre que te llevó y los pechos que te amamantaron!”. En nuestro lenguaje actual, esta expresión es el equivalente al tan usado piropo “¡Viva la madre que te parió!”. Por desgracia, escuchamos con mucha más frecuencia que una persona se acuerde de la madre de otra… ¡para insultar a ambos!…

Aun más sorprendente fue la contestación de Jesús: “¡Bienaventurados más bien los que escuchan la palabra de Dios y la ponen en práctica!”.

Jesús acoge la alabanza espontánea de la mujer y completa la idea: María, su Madre, es dichosa, sí, por ser su madre; pero es tanto o más dichosa, bienventurada, feliz, santa, elegida… porque acogió la Palabra de Dios, la inspiración, el anuncio del Ángel… Porque toda su vida estuvo inmersa en la acción salvadora de Dios y le fue fiel en todo momento, sin echarse atrás ni siquiera ante el misterio de la tortura y muerte de su Hijo.

Para nosotros hay una lección sencilla de entender: vamos haciendo nuestra vida con más o menos responsabilidad, honor, esfuerzo, alegría… contrariedades, disgustos, problemas… Pero seremos dichosos, felices, no tanto por lo que logremos en la vida (Jesús se encontraba en pleno éxito), sino más bien por la manera, por el cómo hacemos esa vida: ¿vamos llenándola de Dios, de su Palabra, de ayuda, misericordia, oración, ¡de evangelio!… o “caminamos” como zombis cristianos?

Invitamos a escuchar y rezar a nuestra Buena Madre María con la canción oración a Santa María del camino.

SANTA MARÍA DEL CAMINO

Mientras recorres la vida
tú nunca solo estás.
Contigo por el camino,
Santa María va.

VEN CON NOSOTROS A CAMINAR,
SANTA MARÍA, VEN.

Aunque te digan algunos
Que nada puede cambiar,
Lucha por un mundo nuevo,
Lucha por la verdad.

Si por el mundo los hombres
Sin conocerse van,
No niegues nunca tu mano
Al que contigo está.

Aunque parezcan tus pasos
Inútil caminar,
Tú vas haciendo caminos,
Otros los seguirán.