Get Adobe Flash player

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret

StatPress

Visitas hoy: 59
Visitas Totales: 32014
Desde: 24/09/2015

III.4.6.16. Hambre de misericordia. Vídeo. Primero.

Atención a lo que pide la persona que es atendida por la Madre Teresa de Calcuta.

Jesús dejó muy clara su preferencia por los más humildes, los desherados, los desechados de la sociedad: leprosos, publicanos, prostitutas, incapacitados… También tenía amigos y discípulos de cierto nivel social: la familia de Marta, María y Lázaro, otras personas que le asistían con sus bienes… Jesús tenía que dejar muy claro que ningún ser humano, por débil y miserable que parezca o sea, quedará fuera de la misericordia del Padre.

Pero ahora quedémonos a nivel de seres humanos, sin tener en cuenta el aspecto religioso. ¿Qué es lo que pide la mujer muribunda? ¿que la lleven a un hospital, que la inyecten morfina y la dejen morir? Si planteamos la cuestión de qué es “lo más” necesario para las personas ¿aparecería el pan, la comodidad, el dinero… o la felicidad? ¿Y qué es lo que nos da la felicidad? Pregunta decisiva cuyas respuestas quedan enmascaradas por multitud de “cosas” que tenemos o deseamos (o nos inducen a desear a base de propaganda…). Hablando unos con otros, tratad de dar respuesta a estas preguntas.

En otra ocasión “veremos” la misma necesidad en “el primer mundo”…

Padre nuestro, que estás en el cielo;
Santificado sea tu Nombre.
Venga a nosotros tu reino.
Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.
Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en la tentación.
Y líbranos del mal.

Amén

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
Ruega por nosotros, pecadores,
Ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.